Mesa y arquitectura

Por Benjamin Barne… el Sáb, 03/12/2022 - 3:03pm
Edicion
604

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle y especializaciones en la San Buenaventura. Ha sido docente en los Andes y en su Taller Internacional de Cartagena; en Cali en Univalle, la San Buenaventura y la Javeriana, en Armenia en La Gran Colombia, en el ISAD en Chihuahua, y continua siéndolo en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en El País desde 1998, y en Caliescribe.com desde 2011


La primera mesa es el suelo mismo o una piedra, y surge de la necesidad del ser humano de sostener objetos a una altura cómoda para su uso con las manos; es un “pedazo” del suelo que se sube y se dispone horizontalmente (el tablero) a varias alturas, para diversas actividades; tablero que es soportado por elementos verticales (patas) generalmente cuatro, aunque las hay de una sola pero que se divide al llegar al suelo en mínimo tres para que no se caiga, o está empotrada en el suelo; también las hay colgadas pero ancladas al suelo para que no se bamboleen; e inclinadas como las mesas de dibujo, o rebatibles contra una pared y con sus patas exteriores giradas contra el tablero. Sus usos son muchos.

3445

En las mesas de comedor se disfrutan comidas elaboradas en el mesón de la cocina junto con bebidas. En la barra de un bar se disfrutan otras bebidas varias y alguna picada. En las camas, que son una mesa amplia y baja y con un colchón, se descansa, se duerme, se sueña, y otras muy sabrosas cosas. Una butaca es una pequeña mesa para sentarse; con espaldar ya es un asiento, y con brazos es una silla, mientras que una
tumbona es de nuevo para acostarse. En las mesas se escribe, se trabaja y se divierte con juegos de mesa, y está la mesa de planchar; pero para leer no hay como una hamaca, la que es como una larga mesa guindada, en la que también se descansa, se duerme, sueña y piensa.
Toda construcción es como una mesa y casi siempre es la suma de varias (oficinas, talleres, garajes, corredores, salas, comedores, cocinas, alcobas y demás) cada una de un piso, unas al lado de otras, formando patios; o unas encima de otras para lograr casas de alto; o varias veces todas unas encima de otras para alcanzar edificios. Es por esto que puede ser procedente pensar que la arquitectura se inicia junto
con mesa; o sea el suelo plano repetido en el espacio, y que es por lo mismo es que se dibujan planos pero también cortes y fachadas, y con ellos se conforman perspectivas; pero antes bien vale la pena entender bien lo que una mesa es en sí (La mesa, Caliescribe.com, 23/12/2017).

opop

Infortunadamente, al ser la mesa la base de la arquitectura ha permitido, con el gran desarrollo de la construcción desde el siglo XIX, que se repitan los pisos de un edificio a partir del tercero, hasta tener sosas “torres” con sus pisos intermedios repetidos idénticos (y cuyo “proyecto” se cobra como si fueran diferentes) y que cuando son muchos pisos se publicitan como “gran arquitectura”. Pero en un edificio de tres pisos necesariamente estos son diferentes: el bajo, el intermedio y el último; y si se trata de apartamentos dúplex, cuyos dos pisos son diferentes, ya serían seis pisos, y siete si abajo hay estacionamientos o comercio, y nueve u once si se repite dos o tres veces el apartamento dúplex.

wefwee

Por eso es que el primer ejercicio en los talleres de proyectos de los programas de arquitectura debe comenzar por el estudio de la mesa, y proceder al diseño de una, su emplazamiento, función, construcción y forma; luego proceder a construirla y someterla a prueba. El segundo ejercicio sería ya una vivienda de un piso; luego un edificio de apartamentos; luego otro de dúplex; y solo después otros temas en los que el profesor tenga experiencia y por tanto algo que enseñar; y, pensando en la mesa, se comenzaría el proyecto de cualquier construcción con una isometría sobre su planta baja, en función de la ciudad, y luego proceder a los cortes y por último a las otras plantas… y al replanteamiento de todo.

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial