Las mujeres que revolucionan África

Por Jean Nicolás Mejía H el Sáb, 04/09/2021 - 9:30pm
Edicion
541

Jean Nicolás Mejía H

Profesional Ciencias políticas - Pontificia Universidad Javeriana Bogotá. 28 años,  Máster en cooperación internacional y organizaciones internacionales de la Universitat de Barcelona


wer
Ya sea entrenando en el paisaje africano, realizando operativos de control en tierra

Usando uniformes camuflados, entrenando al son de la marcha que emite el sonido de las botas en tierra. En el brazo derecho, la temible insignia de un rinoceronte rodeado de dos mambas negras y en el pecho; un búfalo, el otro rey de la sabana.

Ya sea entrenando en el paisaje africano, realizando operativos de control en tierra, o en las escuelas enseñando la metodología de la conservación animal, las Black Mambas imponen respeto y autoridad.

Y es que este grupo de originalmente 33 mujeres de comunidades humildes en Sudáfrica occidental, se ha convertido en la primera línea de defensa del preciado e importante pero vulnerable ecosistema terrestre de la sabana sudafricana, entre las especies en peligro de extinción -elefantes, leones, jirafas pero sobre todo rinocerontes, y los cazadores furtivos.

La caza furtiva es una problemática que ha diezmado prácticamente a la mayoría de especies africanas durante el siglo XIX y el XX. Y si bien los movimientos animalistas en todo el mundo han surgido como grupos que buscan combatir la caza furtiva e ilegal de especies amenazadas desde un enfoque social y comunicativo, es más que claro que estos esfuerzos son  poco o nada efectivos cuando hay dinero de por medio; la avaricia del hombre no respeta a la naturaleza.

wef
En varias regiones de África, en donde la construcción social  apremia el machismo jerárquico y la mujer juega un papel secundario en la sociedad

En varias regiones de África, en donde la construcción social  apremia el machismo jerárquico y la mujer juega un papel secundario en la sociedad, siendo madre y ama de casa y sin voz y participación política pues son los líderes de las comunidades y etnias ( hombres ancianos) los que toman las decisiones grupales -no hay concepto de democracia occidental en estas regiones- es un verdadero acto de valentía y rebeldía ser mujer, ponerse el uniforme camuflado y tomar acciones concretas por sus propias manos.

A pesar de jugar un papel crucial en una guerra comercial que le está costando muy caro a la humanidad ( aunque todavía no lo quiera reconocer), -entre el 2017 y 2020 fueron cazados más de 1030 rinocerontes, -virtualmente prácticamente la especie de rinoceronte blanco- estas mujeres no usan armas. Sus tareas operativas consisten más bien en patrullar la sabana, búsqueda y rastreo de trampas y seguir los campamentos de los cazadores furtivos. Su equipamiento son los radios, con los que se comunican con las autoridades competentes cuando son necesarias.

wer
La importancia de la existencia de grupos como este es proporcional a la necesidad de que las nuevas generaciones tengan una conciencia colectiva

Pero la misión de las Black Mambas no solo es luchar contra la caza furtiva, sino la educación, con un enfoque igualmente revolucionario, como la esencia de su lucha: educar y empoderar a niños, en la importancia del cuidado del medio ambiente y de la protección de los animales. El programa Bush Babies “está interrelacionado con el plan de estudios de las escuelas locales, da vida al conocimiento al tiempo que crea conciencia sobre el entorno que lo rodea, brinda una mejor comprensión de la conservación y conduce al uso sostenible de los recursos y, en última instancia, instala un espíritu ético en nuestras generaciones futuras.” Un programa que ya ha llegado a más de 870 niños de 10 escuelas de las comunidades que limitan con el Parque Nacional Kruger (una Reserva Natural de Nacional en Sudáfrica).

La importancia de la existencia de grupos como este es proporcional a la necesidad de que las nuevas generaciones tengan una conciencia colectiva respecto del entorno que los rodea, y en consecuencia, al cuidado de ese entorno. Por supuesto, estas comunidades africanas están llamadas a participar del cuidado directo de estos ecosistemas, y deberían estar apoyados por la comunidad internacional.

Caliescribe edición especial