Mi batalla en contra del covid 19

Por Carlos Cuervo el Sáb, 07/11/2020 - 2:19pm
Edicion
498

Carlos Armando Cuervo Jiménez

Emprendedor y empresario con formación en Ingeniería Industrial


werjt
 Hace un par de días y después de superar múltiples quebrantos de salud aceptó sostener una conversación telefónica

Hoy les voy a relatar la historia de supervivencia del médico Guillermo Velasco Echeverry, quien además es doctor en Gestión de la Tecnología y la Innovación y magister en Gestión Empresarial y también en Educación Superior.

ÉL es mi amigo y condiscípulo del colegio San Luis Gonzaga desde la primaria y me dice que desde esas épocas aprendió a comportarse como un hombre estoico, por lo cual ahora pudo soportar las diferentes afecciones derivadas del covid.

 Hace un par de días y después de superar múltiples quebrantos de salud aceptó sostener una conversación telefónica y referirme datos de su convalecencia con el único objetivo de testimoniar cuán difícil y misteriosa continúa siendo para la ciencia médica la evolución de esta enfermedad en diferentes tipos de pacientes.

Guillermo es docente de la universidad Libre y funcionario de la secretaria de salud pública desde 1993, actualmente se desempeña en el área de gestión de riesgo en salud y atención de desastres.

En agosto pasado en función de su oficio y en una prueba rutinaria resultó positivo para covid 19.

Desde ahí inicio su calvario de 62 días hospitalizado, que actualmente procura superar, pues aun recibe diversas terapias en casa.

Iniciamos la charla con este pronunciamiento, la principal incógnita en torno al covid 19 aún no está resuelta ¿es cual factor determina porqué a unos enfermos los afecte de manera tan agresiva, mientras hay otros pacientes que solo presentan síntomas leves o hasta imperceptibles?

La edad ha dejado de ser un factor predominante para contagiarse y desarrollar alguna dolencia aguda asociada al covid, aunque el grupo de edad avanzada sigue siendo el de mayor afectación.

Me comenta, seguimos en pañales, aunque al menos se ha terminado la etapa de especulación pseudo-científica.

Su recuperación, después de cinco semanas en UCI y 4 en hospitalización normal por la lucha contra un patógeno oportunista intrahospitalario, se la debe a los médicos Marlon Burbano y Daniel Vega. Ellos dos se dedicaron a estudiar e investigar de manera precisa tratamientos para la evolución del proceso de Guillermo.

raehtn

Aun es más me afirma, sin la entrega y esfuerzo de los internistas e intensivistas los muertos estarían en niveles muy superiores a los actuales.

Su estado llegó a ser tan crítico que alcanzó a dejar organizadas sus finanzas para no desproteger a su entorno familiar,

Agradece a sus colegas de facultad, a sus condiscípulos de San Luis Gonzaga y en general a los miembros de diversos grupos de amigos o colegas quienes organizaron cadenas de oración. Pero de la misma manera se cuestiona sobre la actitud negacionista frente a la ciencia, la cual se expresa en la esperanza de obtener remedio solo por medio de oraciones y no a través de la investigación científica.

Está muy preocupado por el seguro rebrote de la enfermedad y su nivel de virulencia, además de la irresponsable actuación de muchos colombianos, quienes siguen actuando como si la enfermedad fuera un juego o un invento de otros, no como el gran enemigo que es al encerrar fuerte virulencia y letalidad de difícil pronóstico.

rhwrjy
Vaticina que aún tendremos pandemia por uno o dos años más y duda de la eficiencia de las vacunas

Me afirma como ve en la próxima temporada navideña un aumento del riesgo para los adultos mayores por la confluencia de más personas en torno a ellos.

Y me explica las festividades decembrinas y de fin de año al igual que el Halloween, son épocas de regresión infantil en donde todos recuperamos al niño que ya no somos, y aún disfruta con los disfraces o las luces, los regalos, las comidas especiales y la unión familiar, así que todos buscamos refugio en ello.

Vaticina que aún tendremos pandemia por uno o dos años más y duda de la eficiencia de las vacunas, no por el desarrollo tecnológico que media en su desarrollo, sino porque las pruebas en humanos requieren de espacios de tiempo precisos y determinados, los cuales al no cumplirse pueden traer sorpresas desagradables asociadas con las reacciones colaterales en que las vacunas pueden incidir en tiempos de 12 a 48 meses.

Finalmente concluye que todo sigue en manos de cada uno de nosotros a través del autocuidado, lavado de manos constante, tapabocas todo el tiempo y distanciamiento social hasta donde es posible. 

Finaliza nuestra charla recalcándome “Carlos insista con los suyos, amigos y conocidos, esto no ha terminado y está lejos de acabar”.

Caliescribe edición especial