Univalle 75 años. Testimonio Ingenieros Civiles 1978

Por Redaccion el Sáb, 13/06/2020 - 8:58am
Edicion
477

wewsrdd
Hoy recordamos a la Universidad del Valle, como aquel lugar en donde recibimos las técnicas, los instrumentos metodológicos que enmarcan el conocimiento

Redacción

Univalle 75 años. Testimonio Ingenieros Civiles 1978

 

CONTINUAREMOS CAPITALIZANDO NUESTROS LOGROS APRENDIDOS,

Amigos vallecaucanos:

Hoy recordamos a la Universidad del Valle, como aquel lugar en donde recibimos las técnicas, los instrumentos metodológicos que enmarcan el conocimiento y como un espacio de reflexión, un lugar de crítica, un ámbito de conflicto profundo, entre el sentimiento de lo que uno quiere y la realidad de lo que uno puede, la recordamos como un lugar en donde nunca hay que estar conforme, quizá todo ello nos infundió  la capacidad del logro, nos moldeó para actuar bajo un comportamiento de coherencias entre lo que decimos y como actuamos, cualidades que caracterizan a los verdaderos líderes, inculcándonos el sentido de compromiso y de laboriosidad que acompaña a los ganadores.

Este claustro nos permitió asociarnos a partir de coincidencias en lo fundamental para crear relaciones de amistad. La Fraternidad y amistad que nos ha reunido a los egresados de ingeniería civil promoción 1973-1978, año por año durante los últimos 41 años; para recordar las mismas anécdotas, para compartir los éxitos logrados pero también nuestras penurias. Seguramente, el paso por la Universidad de Valle, nos enseñó a que en definitiva, el mundo mejor que todos deseamos no es aquel en el que todos pensáramos de un modo parecido, sino aquel en el que pudiéramos convivir en paz a pesar de nuestras grandes diferencias

Recordamos a nuestros profesores por los conocimientos transmitidos pero también por los valores recibidos, con la frase con la que le respondió Sócrates a Hipócrates, sobre lo que podría aprender de Protágoras: “Porque un muchacho noble y libre de Atenas no acude a un sofista para profesionalizarse como sofista y desempeñar en el futuro tan modesta ocupación, sino para formarse como hombre y ciudadano”

wefbd
Hoy en la celebración de los 75 años de la Universidad del Valle, sólo podemos expresar nuestra gratitud a todo el profesorado

Es así, que nos adueñamos de una técnica y de un conocimiento que nos ha permitido enfrentar grandes desafíos, gracias a que en nuestra profesión no hay un problema igual al otro, cada proyecto es único y requiere de creatividad y de imaginación para llevarlo a cabo. Pero también como hombres y ciudadanos, actuando siempre bajo el marco de la ética, con vocación de servicio, de compromiso social y de pasión por el ejercicio de la ingeniería.

Hoy podemos afirmar que continuaremos capitalizando nuestros logros aprendidos, siendo visionarios, proclives a imaginar, inventar, diseñar y construir un futuro sostenible, mirando siempre un horizonte posible y deseable de bienestar y de mejor calidad de vida para la sociedad a la que pertenecemos y como lo expresan nuestros colegas que se desempeñan en el exterior, “acallando la cara oscura de Colombia por factores diferentes a los valores profesionales y humanos.”

Hoy en la celebración de los 75 años de la Universidad del Valle, sólo podemos expresar nuestra gratitud a todo el profesorado, tanto a los que todavía se desempeñan en su labor, como a los jubilados y a los que ya descansan en el cielo, en paz por su misión cumplida. Aprovechamos la oportunidad para expresar nuestro agradecimiento de habernos graduado en esta institución, y con orgullo seguiremos exclamando que somos profesionales de la UNIVERSIDAD DEL VALLE.

Promoción Ingeniería Civil 1973-1978

Miriam Robayo A.


NUESTRO COMPROMISO CON UNA SOCIEDAD MEJOR, SI RINDIÓ FRUTOS….

ewrwer
Ninguno de nosotros fue ajeno a la controversia, a los cuestionamientos a una estructura social arcaica

Jóvenes y ciudadanos de Cali y el Valle del Cauca

En uno de mis frecuentes viajes de trabajo a Bogotá desde USA donde resido, decidí participar en las marchas convocadas por distintas fuerzas sociales a finales del 2019, y comprobé lo que muchos han dicho y es que el cúmulo de diversas razones de descontento en jóvenes y viejos y su rechazo al establecimiento, les hizo finalmente salir a las calles. Hace apenas una semana, mi hija menor de 23 años, fue arrestada en Atlanta por incumplir el toque de queda que coincidió con una de las manifestaciones contra la discriminación de cualquier tipo, especialmente el racismo, que vienen creciendo como bola de nieve a través de Estados Unidos. Después de 7 horas de espera y trámites, luego de regresar de urgencia a la ciudad, sentí una suerte de orgullo al ver que lejos de traumatizarla, para ella sus dos días de encierro sellaron su compromiso con las causas sociales apremiantes que la rodean.

Hago este recuento, porque a la salida de la cárcel, le dije a mi hija, lo mismo que a los jóvenes entre 20 y 25 que trabajan para mi empresa en Bogotá: tuvieron que pasar 50 años para que surgiera otra generación que asumiera la responsabilidad de luchar por una utopía, que tuviera una motivación altruista que vaya más allá de su propio bienestar, que recogiera las banderas de los problemas apremiantes que agobian al mundo y amenazan la continuidad del hombre como especie, con el riesgo de dejar tras de sí solo tierra arrasada.

wefebv
Condenamos la destrucción, con la misma fuerza que condenamos las causas

Independiente de nuestras posiciones ideológicas, quienes tuvimos la fortuna de haber pasado por las aulas de la Universidad del Valle y quienes fuimos más afortunados aun de conformar la promoción de Ingeniería Civil de 1978, nos unimos desde entonces en la permanente inquietud de luchar por ideales profesionales y sociales. La Facultad de Ingeniería Civil fue un regalo envuelto de varias maneras: profesores inolvidables, verdaderos maestros en su campo y ejemplo de la ética, cuestionamientos que acosaban por todos los flancos: profesores, empleados de la U, compañeros de salón, líderes contestatarios, defensores del orden y las reglas de juego de la sociedad.

Ninguno de nosotros fue ajeno a la controversia, a los cuestionamientos a una estructura social arcaica entonces (y ahora, desafortunadamente), y como tal nos manifestamos en las asambleas, marchas y discusiones que reverberaban por los pasillos de nuestra querida Univalle. Y nuestro compromiso con una sociedad mejor si rindió frutos, como lo atestigua la Constitución del 91 que fue pensada para un país mucho más justo del que teníamos antes de ella, aun así los retos fundamentales de pobreza y atraso continúen sin resolverse totalmente.

50 años después nuestro chat de whatsapp sigue reflejando el apego de algunos a las utopías irresueltas de nuestra época, así como a las nuevas plagas de la corrupción, la desigualdad y la falta de oportunidades, que los jóvenes de ahora en buena hora han recogido. Hoy como cuando vivimos años inolvidables en el campus de Meléndez, sigue siendo más que válida la frase de MLKing: Condenamos la destrucción, con la misma fuerza que condenamos las causas que llevan a un pueblo a manifestar su descontento a través de la destrucción. Ojalá los nuevos Ingenieros de Univalle, honren el compromiso inaplazable de recoger las causas sociales y luchar

Tomas Bernardo Sinisterra A

Ingeniero Civil Promoción 1978


DEMOCRACIA FORMACION Y CONOCIMIENTO

asdf
el movimiento estudiantil libraba batallas contra la penetración gringa

Compañeros y compañeras:

Universidad del Valle, cumpleaños N°75, de nuestra alma mater, me siento orgulloso de haber caminado largos o cortos, 5 años de mi vida, que mi generación, pienso ha dejado huella, en el devenir histórico, político, social y científico en nuestra región y a nivel nacional….Mi promoción enmarcada en los años 1973-1978, en la que la U. del Valle, tuvo un gran timonel, de la talla de un demócrata, Álvaro Escobar Navia ( qepd ) y que influyó notoriamente, en todo el proceso formativo de todo el conocimiento que por aquella época,  convulsionada y caótica. Recuerdo la invasión gringa a Viet-Nam, Laos y Camboya, las luchas de liberación de Nicaragua y Salvador, las guerras en África, etc. Y el movimiento estudiantil libraba batallas contra la penetración gringa, en cabezas de la Fundación Ford, impulsadores del Plan Básico y contra el ICMRT en pruebas para establecer la píldora, todo se fue al traste, en comienzos de nuestro periodo académico,

Ing. Civil Edgar Rincón Bonilla

Promoción 1978


EL TROTE DE LOS VIERNES.

qwer
El aire era distinto. Era más suave y puro! Era un territorio donde no existían los vecinos

Con puntualidad salía de mi casa a las 6 a.m. para lograr un cupito en cualquier bus de la empresa Verde y Crema ruta 3 que iba rumbo a Meléndez y lo abordaba junto a la estación de policía del barrio Municipal. El viaje era aproximadamente de una hora y amenizado en radio Tigre, por Edgar Hernán Arce, con su repertorio salsero. Era tan bueno el menú musical que en oportunidades daban ganas de que el viaje, no terminara nunca. Alegremente el viaje llegaba a su fin dejándonos iniciados.

De pronto sentíamos que ya estábamos en la UNIVERSIDAD DEL VALLE Sede Meléndez, la mejor universidad del mundo, la más hermosa de lo que es. El aire era distinto. Era más suave y puro! Era un territorio donde no existían los vecinos, ni los amigos, ni los conocidos. Todos éramos compañeros. Univalle era territorio libre!

Ya con los pies en la tierra había que caminar bastante rápido, a veces corriendo, para llegar a las escaleras de la Biblioteca Central para hacer una fila y así lograr el préstamo de algún texto para prepararse el fin de semana para el  temido parcial. A veces contaba con suerte, otras no. Lo que seguía era la acostumbrada rutina académica, la cual siempre disfrutaba en compañía de mis queridos compañeros.

Ingeniera Civil

Mabel Martínez – Promoción 1978


Añoramos su calidad educativa y el compromiso con el conocimiento 

Amig@s vallecaucanos:

fge
Indudablemente todos tenemos en nuestra  impronta la libertad de pensamiento

Quiero resaltar de nuestra Universidad del Valle,  la formación del capital humano , de jóvenes, para atender las necesidades y la vocación del Valle del Cauca, qué es lo que le da ese gran patrimonio, que le ha permitido mantener una vanguardia regional con proyección nacional.

Indudablemente todos tenemos en nuestra  impronta la libertad de pensamiento, el debate, compromisos con los valores democráticos y nos enamoró  la libertad de catedra, que ha generado en esos más de 100.000 estudiantes que han egresado, un gran crecimiento en nuestras vidas, 75 años ayudado a construir y de qué manera el desarrollo económico y social del Valle del Cauca.

Para colocar en letras de oro , que  la Universidad Valle ha sido al institución que mayor movilidad social y equidad ha generado en la ciudad y en el departamento, participando dentro de un sistema político  donde se permiten todas las posturas políticas e ideológicas, con derecho de opinión y de expresarse, donde el diálogo, la argumentación razonada y la protesta hace parte de nuestra historia. Todos anhelamos un proceso de proyectar la búsqueda de una sociedad más democrática, tolerante e igualitaria, para seguir posicionando la ciudad, la región y el país en un contexto de mayor competitividad, que ahora en estos tiempos hay mucha exigencia por los retos que genera la innovación y la tecnología.

wqeredew
Añoramos su calidad educativa y el compromiso con el conocimiento

Nos gustaría ver unas directivas más compenetradas con el mundo, y que eso se vea reflejado en los rankings de las universidades, donde las universidades privadas han tomado camino. El estado debe fortalecer más sus universidades públicas como la Nacional, la de Antioquia, la del Valle, la de Atlántico, etc, de tal manera que le siga dando un gran aporte al país.

Añoramos su calidad educativa y el compromiso con el conocimiento y vale la pena resaltar, dentro de nuestra formación critica que la autonomía universitaria nos permitió mayor tranquilidad, estabilidad y generó un cogobierno de docentes, estudiantes y directivos,  que no le ha permitido tener un  modelo más dinámico  de modernización, para tener una mayor ruta de mejoramiento continuo, pero la universidad está bien, debe mejorar.

Quiero resaltar que el transporte en la década de los 70 a Univalle era tormentoso y tortuoso, quienes vivíamos alrededor de la avenida 6ta y la calle 5ta en mi caso, nos tocaba tomar el bus blanco y negro ruta 1, que le llamamos “blanco y nunca”. Allí iban todos los estudiantes a las 7: 00 am, como racimos de plátanos y felices. A veces 3,4 o 5 estudiantes iban colgados por fuera del bus y en esa época eso era normal y en pequeños tramos se podía ingresar al bus, entrabamos, en la medida en que se fueran bajando otros pasajeros, por la puerta de atrás.

 El regreso si era lento, con una oferta de transporte amplia, teniendo en cuenta que los buses salían desocupados del extremo sur de la ciudad.

Ramiro Varela M

Ingeniero Civil Promoción 1978

Caliescribe edición especial