La emergente economía digital

Por Andres Mejia el Sáb, 15/01/2022 - 2:07pm
Edicion
558
Andrés Mejía M.
 

La tradicional economía basada en el dólar, espacios físicos y productos tangibles está cambiando a un ritmo vertiginoso, criptomonedas, productos y  terrenos virtuales son ya una realidad.

Estos tres conceptos tecnológicos no son nuevos, se vienen desarrollando desde hace un par de décadas, sin embargo recientemente el efecto Covid le ha dado un gran empujón a estos desarrollos.

El impacto de la pandemia Covid ha llevado al trabajo virtual y a las ventas online para reducir el impacto económico, las empresas que han seguido estas iniciativas han logrado minimizar esta crisis económica y en algunos casos lograr mayor productividad y rentabilidad.

Nace la economía digital

Criptomonedas, productos y  terrenos virtuales, son los pilares de esta nueva economía, si bien estas tecnologías ya existían, hoy están adquiriendo un gran protagonismo.
Las criptomonedas se utilizan para adquirir bienes y servicios, anteriormente eran un efímero y poco seguro medio de pago, hoy en día es una inversión.

Los productos digitales virtuales, productos que solo existen digitalmente, son los NFT (Not-Fungible-Token). Los NFT son un tipo especial de token criptográfico que representa algo único. Estos tokens digitales pueden ser entendidos como certificados de propiedad de activos virtuales o físicos. El fundador de Twitter Jack Dorsey vendió su primer tuit en la red social por US$2,9 millones.

El Metaverso es un universo virtual en donde compras terrenos virtuales, una visión de un mundo virtual 3D conectado, donde los mundos real y digital se integran utilizando tecnologías como la realidad virtual (VR) y la realidad aumentada (AR). Estos terrenos pueden costar millones de dólares. Un ejemplo es el Grupo Metaverse compró su terreno en Decentraland por US$2,4 millones.

¿A dónde vamos?

La pandemia del Covid ha golpeado la economía tradicional y ha fortalecido la tecnologia digital. Muy pronto nos vamos a encontrar en un mundo digital en donde nuestra oficina es virtual e interactuamos con nuestros compañeros de trabajo, nuestras vacaciones serán en paraísos de realidad virtual aumentada, nuestra casa la construimos en una parcela virtual en donde compartimos con nuestros amigos y familiares. Si queremos ir de compras vamos a centros comerciales virtuales en donde podemos probarnos las prendas en tiendas de ropa.
El futuro ya está aquí.

Caliescribe edición especial