El cambio climático

Por Nicolas Ramos Gómez el Jue, 21/02/2019 - 3:36pm
Edicion
409

Nicolás Ramos G

Ingeniero Civil , ex gerente de Emcali y ex Presidente de la SMP


Grandes y repentinas inundaciones han afectado muchas regiones del planeta y algunas ciudades de Colombia y son las que más vidas humanas cobran. Ellas pueden aumentar sus efectos dañinos si se incrementa el calentamiento global, pues por cada grado de aumento en la temperatura del planeta, la humedad del aire se incrementa un siete por ciento y esa humedad es la que alimenta las tormentas cada vez mayores y muchas imprevistas. En Colombia, donde las cuencas de los ríos descienden de las cordilleras, hace que por la rapidez de la escorrentía las inundaciones sean más rápidas e inadvertidas.

La minería ilegal, con más de 1.000 retroexcavadoras a la vista de unas autoridades ambientales absolutamente inoperantes, aumentan el deterioro de los bosques de galería y contribuyen a que los aguaceros sean más dañinos. ¿Cuánto le cuesta al país ese deterioro del esencial bosque de las cordilleras?  No podemos olvidar que “Los bosques son fundamentales para la supervivencia a primer nivel”.

Las inundaciones rápidas se vienen dando de Kenia a Centroamérica y han causado muerte y devastación en casi todos los países. Igual pueden seguir causando graves daños en el nuestro si no se toman medidas ciertas para cuidar el ambiente y detener la desforestación y la minería ilegal.

El país necesita con urgencia una clara política ambiental ya que los límites políticos de departamentos y municipios no coinciden con los diversos ecosistemas o  cuencas hidrográficas de los ríos. Así lo que localmente puede ser bueno, no lo puede ser para el conjunto. Lo vemos con la cuenta alta del Río Cauca que comprende tres departamentos, jurisdicción de la antigua CVC, cuenca que necesita un programa integral para que en un futuro muy próximo no vuelva a inundarse en los inviernos o se quede sin agua en los veranos, como hoy ocurre en muchos municipios del país. Se inició y se abandonó ese programa que visionarios liderados por Ciro Molina  Garcés previeron hace más de 70 años. Ellos miraban la región en conjunto y no con el mediatismo o afán de mostrar obras a la carrera, que impide a nuestros mandatarios de corto plazo y más corta mirada, no ver la importancia vital del conjunto en el largo plazo cuando la población creciente incrementa la demanda y los riesgos crecen igualmente.   

Caliescribe edición especial