Cali, total relajación del principio de autoridad

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 22/05/2021 - 3:38pm
Edición
526

adfdgdf
En el caso de la estatua de Sebastián de Belalcázar ésta se erigió desde 1937 en recuerdo del hecho histórico de la fundación de Cali

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

La colocación de la escultura de una cabra por el artista Alvaro Márquez en donde se encontraba la estatua del conquistador Sebastián de Belalcázar derribada por integrantes de la comunidad indígena Misak, constituye un despropósito que solo es posible de haberse materializado en una ciudad en donde existe una total relajación del principio de autoridad en cabeza del alcalde Jorge Iván y del cuerpo de policía, mas empeñado en la restricción y violación de los derechos de los manifestantes de la protesta social y del paro nacional, que de vigilar y proteger el patrimonio cultural e histórico de la ciudad, permitiendo que un ciudadano termine imponiendo su voluntad por encima del interés general.

En el caso de la estatua de Sebastián de Belalcázar ésta se erigió desde 1937 en recuerdo del hecho histórico de la fundación de Cali, autorizado por el Concejo Municipal de la ciudad y la Academia de Historia de la época, colocado en un lugar desde el cual se divisa la ciudad y señala hacia el Pacífico, con una carga de simbolismo sobre Cali y su futuro. En ningún caso dicha escultura constituye un homenaje a un depredador o genocida, conceptos que para aquella época no se utilizaban en tanto no se había aprobado  la Carta de Derechos de Naciones Unidas y mucho menos existían la Corte Penal Internacional ni el Estatuto de Roma, que castigan las conductas genocidas y definen los hechos constitutivos de tales conductas reprobables.

ADVF
El alcalde debe entender que haber sido elegido por casi trescientas mil personas del total de 1.726.439 aptas para votar

La idea de integrar un comité a dedo por parte de la administración municipal encargado de definir el destino de lo que debe hacerse con posterioridad a lo sucedido en dicho lugar icónico de la ciudad, es un asunto que corresponde decidir directamente a la comunidad caleña mediante consulta popular con aplicación del principio constitucional que obliga a las autoridades a facilitar la participación de los ciudadanos en aquellos asuntos de interés general que los afectan, en este caso y de manera directa en sus intereses de carácter histórico y cultural por encima de los intereses de un sector de la sociedad.

El alcalde debe entender que haber sido elegido por casi trescientas mil personas del total de 1.726.439 aptas para votar según datos de la Registraduría para las elecciones de octubre de 2019, no le otorga la facultad para decidir con un comité de sus afectos y en nombre de todos los caleños lo que debe hacerse con el histórico lugar de la plazoleta donde termina el parque del acueducto., y que aparece en postales, propagandas, etc., identificando el lugar como un sitio turístico e histórico de gran significación para la ciudad y para la inmensa mayoría de sus habitantes.

GDH


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial