La indolencia colombiana frente a los asesinatos

Por Carlos Cuervo el Sáb, 22/08/2020 - 12:23pm
Edicion
487

Carlos Armando Cuervo Jiménez

Emprendedor y empresario con formación en Ingeniería Industrial


werhtjy
Seguramente podria encontrar decenas de aparentes justificaciones, pero la pena de muerte está abolida en Colombia desde el 12 de noviembre de 1910

De nuevo las masacres regresaron a los titulares de prensa, cinco en Cali, nueve en Samaniego Nariño y este viernes 21 se estaba hablando de dos masacres nuevas, una en el Tambo Cauca y otra en Arauca.

Todos estos hechos se unen a la cadena interminable de crímenes en el país sin que medien razones aparentes, pero ¿existen razones o fundamentos en una sociedad civilizada para cegar la vida a otro?

¿Intolerancia ideológica?

¿Venganza?

¿Ajusticiamiento por la inoperancia judicial?

¿Ajustes de cuentas?

Seguramente podria encontrar decenas de aparentes justificaciones, pero la pena de muerte está abolida en Colombia desde el 12 de noviembre de 1910 ¿Cómo es posible que se ejecuten cientos de personas al año? Y que nos sucede a 49 millones de colombianos que hoy en día y de alguna manera aceptamos que exista una justicia paralela e ilegal que emplea la pena de muerte a discreción.  

Indolencia, mansedumbre, cobardía, costumbre o insolidaridad.

Este es un debate que tenemos que enfrentar sin sofismas o jamás saldremos de este círculo recurrente de violencia el cual no es ajeno al país desde el siglo 19.

Repasemos el libro de historia y establezcamos que hemos vivido en guerra, cada dos a tres años a partir del establecimiento de la gran Colombia y después con su desaparición entrabamos en guerras, la guerra de los supremos entre 1839 a 1842 inauguró el proceso de guerras en la nueva república, luego vino la de 1851 otra en 1854, luego la de 1860 a 1862 que culminó con la aparición de los estados unidos de Colombia bajo el auspicio de la constitución de Rio Negro, después la guerra entre 1876 a 1877 y después de nuevo entre 1885 a 1886 que eliminó la constitución de 1863 por una nueva más conservadora y devolviendo el carácter centralista a la nación.

De ahí se desembocó en un preámbulo a la de los mil días en 1895 y de ahí a la de los mil días entre 1899 a 1902 que ostenta un record oscuro con la batalla con mayor número de muertes en un día con al menos 4000 bajas en Palonegro Santander.

teyrutuy
Con todo este preámbulo aunado a la violencia de sesenta años del siglo 20 ¿será que los colombianos nos acostumbramos a la muerte y a los asesinatos?

Con todo este preámbulo aunado a la violencia de sesenta años del siglo 20 ¿será que los colombianos nos acostumbramos a la muerte y a los asesinatos?

La indolencia está asociada a un deseo de no ser perturbado o alterado y también a un concepto denominado razón indolente la cual define a los involucrados como quienes prefieren no hacer nada, no cuidar nada y gozar el placer del momento.

Además para justificar los crímenes nos habituamos a estigmatizar a las víctimas, porque son terroristas, delincuentes, comunistas, pobres, indígenas, negros, homosexuales o porque algo debían, sin mediar que somos creyentes cristianos y de entrada esta manifestación de segar la vida y justificarlo, va en absoluta contravía de nuestra calidad de creyentes.

Los hechos que nos deberían enlutar no son las masacres sino la aceptación que matar tiene justificaciones bajo ciertos parámetros los cuales aunque ilegales todos subjetivamente aceptamos.

Los invito a meditar si realmente existen excusas para asesinar a otros colombianos, si esto tiene una validez moral y religiosa o si nuestra conveniencia y convivencia con la imperturbabilidad (indolencia) pesa con mayor vigor que nuestros principios éticos, legales y religiosos.

aerdhbadf