La seguridad en Cali

Por Benjamin Barne… el Sáb, 26/06/2021 - 5:58pm
Edicion
531

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle y especializaciones en la San Buenaventura. Ha sido docente en los Andes y en su Taller Internacional de Cartagena; en Cali en Univalle, la San Buenaventura y la Javeriana, en Armenia en La Gran Colombia, en el ISAD en Chihuahua, y continua siéndolo en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en El País desde 1998, y en Caliescribe.com desde 2011


La seguridad fue fundamental en las más de 300 nuevas ciudades fundadas durante la conquista española del Nuevo Mundo, y durante la época colonial el Cabildo velaba por ella en la pequeña villa que era Santiago de Cali, con solo unos tres mil habitantes a fines del siglo XIX, y aunque desde luego había robos y hasta asesinatos, eran esporádicos en su parte urbana. Y no sobra recordar que en la memorable sesión del 3 de julio de 1810, 17 días antes del 20 de Julio, en Santa Fe Bogotá, el cabildo de Cali pedía la instalación de juntas patrióticas independientes, gobierno de los criollos, independencia absoluta; aunque paradójicamente terminaría a la larga dependiendo de Bogotá.

Cali colonial

Hasta finales del siglo XIX Cali poco creció y llegaría apenas a poco más de tres mil habitantes, pero en la tercera década del XX, la nueva Capital del nuevo Departamento del Valle del Cauca pronto llegaría a unos 30 mil habitantes y dejó de ser una pequeña villa a pasar a ser un pequeña ciudad, pero su inseguridad simplemente aumentó proporcionalmente, aunque probablemente adquirió otros aspectos. Y, en consecuencia, no hay que olvidar los sucesos del 9 de Abril en Cali, los que paralizaron el transporte por ferrocarril, volando un puente, y por carretera, y se interrumpieron las comunicaciones a larga distancia, y que terminaron en muchos saqueos y en no pocas muertes.

Cali 1810

A mediados del siglo XX Cali volvió a crecer muy rápidamente con los muchos campesinos desplazados por la violencia, y llegaba a los 300 mil habitantes (junto con Sao Paulo las ciudades que más crecieron en el mundo por esa época) y por supuesto sus delitos aumentaron proporcionalmente, y ya había atracos a mano armada. Pero seguía siendo una ciudad segura, en la que los niños podían caminar al colegio o ir a los cines del centro en bus; es decir una situación similar a la que presentan actualmente varias de las ciudades intermedias de Colombia, como Manizales, por ejemplo, consideradas las de mejor calidad de vida en todo el país, entre otros aspectos, por su mejor seguridad.

Pero en las décadas finales del siglo XX, si bien la ciudad ya no crecía tan rápidamente, los delitos se multiplicaron a raíz del narcotráfico, como, paralelamente, la inútil guerra contra el mismo; y por supuesto lo que sucede en Buenaventura, el puerto de Cali, evidentemente la afecta, tanto por el desplazamiento de muchos de sus habitantes a Cali, como por la muy lamentable situación allá, cada vez más grave. Debería quedar en claro que es el narcotráfico, generado por los consumidores en Estados Unidos y Europa, junto con el muy rápido y descontrolado crecimiento de la ciudad, la principal causa de la creciente inseguridad de Cali a inicios de la tercera década del siglo XXI.

Cali siglo XXI

Cali, ya con cerca de tres millones de habitantes en su área metropolitana de hecho, es en la actualidad la ciudad de Colombia con las cifras más altas de homicidios y los mayores índices de hurto (El País, 012/08/ 2021), y una de las 50 más inseguras del mundo (BBC Mundo, 07/03/2018) mas hay que considerar que la delincuencia varía muchísimo de un sector a otro y según si es de día o por la noche. Y ahora además de los robos de carros y motos, y a los cajeros automáticos o a las personas que los utilizan, hay muchos delitos informáticos, aprovechando los operadores y las tarjetas digitales, contra la identidad, la propiedad y la seguridad de las personas, empresas e instituciones.

Caliescribe edición especial