Mezcla incendiaria y la actual polarización política

Por Carlos Cuervo el Sáb, 27/06/2020 - 1:32am
Edicion
479

Carlos Armando Cuervo Jiménez

Emprendedor y empresario con formación en Ingeniería Industrial


vsfber
Verbos, sustantivos, pronombres, adjetivos, adverbios y símbolos orientan al lector con detalle. Pero redactar o construir párrafos

Escribir es según la definición del RAE “comunicar a alguien por escrito algo” o también “representar las palabras o las ideas con letras u otros signos trazados en papel u otra superficie”.

Pero ciertamente escribir es un ejercicio de comunicación complejo con el cual se procura transmitir pensamientos e ideas usando solo símbolos impresos en papel u cualquier medio digital de la actualidad. Los aportes gesticulares y de entonación fonética no existen y se remplazan con signos de puntuación, admiración e interrogación.

Afortunadamente el idioma español sumamente vasto, contribuye para el uso de la comunicación con palabras bastante precisas, ayudando a transmitir de manera minuciosa nuestros pensamientos.

Verbos, sustantivos, pronombres, adjetivos, adverbios y símbolos orientan al lector con detalle. Pero redactar o construir párrafos para comunicar nuestras ideas con precisión es una tarea compleja, y por ello la información insuficiente genera interpretaciones opuestas dependiendo del grado de escolaridad, la ideología, la religión y el estilo de vida de quien lee.

Si a ello añadimos las limitaciones del empleo de pocos caracteres o de párrafos condensados en la escritura a través de las redes sociales de comunicación digital, unimos todos los elementos para crear un peligroso coctel que fomenta nueva polarización y tergiversación en sociedades como la nuestra.

Ejemplos hemos visto muchos, pero en esta semana a raíz del asalto sexual (ya aceptado por los perpetradores) en contra de una niña de la comunidad Emberá, se han redactado mensajes en redes sociales completamente contradictorios, desde los dos lados del espectro político del país.

ewert
Para las derechas este asunto podría contener hasta el esfuerzo de tender una trampa a los militares con el fin de destruir la imagen del ejército nacional

Para las derechas este asunto podría contener hasta el esfuerzo de tender una trampa a los militares con el fin de destruir la imagen del ejército nacional e incluso perpetrado por hombres ajenos a la institución que actuaban en su nombre. Para los seguidores de las ideas progresistas y de izquierda es otro episodio en el cual se manifiesta el decaimiento de la honra y el deber ser de la institución militar y en donde conviven muchas manzanas podridas las cuales están carcomiendo por completo esta institución.

Creo que en ambas teorías solo sobresale el sesgo y este episodio como en muchos otros en los que se involucran policías y militares está auspiciado por la ignorancia, y la pésima interpretación de la autoridad y el poder que otorga un uniforme oficial. No es la consigna de una institución, es la mala educación e interpretación de conductas hormonales las que terminan auspiciando estos desastres. Claro quedan excluidos todos los episodios de corrupción administrativa, esos son harina de otro costal.

La acción que si desbordó a la opinión pública fue un trino de la senadora Cabal, conocida por sus posturas retrógradas y extremistas, quien sugirió que esta denuncia tendría de fondo un falso positivo en contra de la institución.

El breve mensaje no tardó en recibir cuestionamientos y fuertes críticas porque se interpretó como una revictimización para la niña indígena porque cuestionaba si había sido o no violada.

La senadora debió postear luego un video aclarando la intención de su mensaje escrito, en este nuevo mensaje oral y visual sugería que por la presencia de bandas criminales en ese territorio ella había mencionado la posibilidad del falso positivo.

En verdad su primer mensaje adolecía de claridad y se podía interpretar de muchas formas, desde lo que ella planteó horas mas tarde en su video o hasta que la niña era parte de un plan siniestro para enlodar a los militares.

La pésima redacción creo una ambigüedad en su mensaje, convirtiéndola en una villana de talla mayor. El comunicado tal cual daba pie para cualquiera de estas interpretaciones.

Estoy seguro que situaciones como estas las hemos vivido todos en donde nuestras conversaciones escritas han sido mal interpretadas, por la incapacidad de utilizar el lenguaje exacto y adecuado al mensaje que se desea transmitir.

wGRBE
Entonces cabe señalar que antes de escribir esos 280 caracteres en twitter o un párrafo condensado en Facebook

Las palabras carentes de exactitud no pueden reemplazar la entonación que genera contrastes léxicos y menos la expresión gesticulada que determina estados de ánimo, urgencia, sinceridad, aceptación y respeto.

Reemplazar un gesto o el nivel de entonación verbal requiere de imaginación y de conocimiento de muchos vocablos, además del uso correcto de los signos de admiración, interrogación y la puntuación.

Esta última reflexión nos traslada a otra discusión que viene de años atrás y es aquella que menciona como la falta de lectura en Colombia ha transformado la capacidad de escribir con coherencia en un ejercicio en donde escasea el talento.

Entonces cabe señalar que antes de escribir esos 280 caracteres en twitter o un párrafo condensado en Facebook, bien vale leer y releer antes de publicar para no entrar en disputas causadas por las tergiversaciones.

Finalmente entre la falta de ingenio y el acelere de la comunicación simplificada de las redes sociales, tenemos los ingredientes para la mezcla incendiaria que sostiene la actual polarización política del país de la cual se aprovecha la minoría que lo administra de manera corrupta. Creo que debemos aprender de esto y enmendar muy pronto.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada