Los sentidos y la ciudad

Por Benjamin Barne… el Sáb, 27/10/2018 - 11:58pm
Edicion
392

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle. Ha sido docente en Univalle y la San Buenaventura y la Javeriana de Cali, y continua siéndolo en el Taller Internacional de Cartagena, de los Andes, y en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en Caliescribe.com desde 2011.


la vista, el oído y el olfato en cuanto extensiones del tacto

De los cinco sentidos del ser humano hay tres directamente ligados con las ciudades en tanto el artefacto mismo como también con el comportamiento en el. Son la vista, el oído y el olfato en cuanto extensiones del tacto como lo sugiere Juhani Pallasmaa en Los ojos de la piel: la arquitectura y los sentidos, 2005.

AERJTWT
la inseguridad y el acoso en sus espacios urbanos públicos, las imágenes, los ruidos y los olores ajenos son sin mayor duda lo que más las perturban

Junto con la inseguridad y el acoso en sus espacios urbanos públicos, las imágenes, los ruidos y los olores ajenos son sin mayor duda lo que más las perturban pero lo que menos se considera al pretender planificarlas, pues lo que más interesa aunque menos se lo manifieste es lo meramente económico, como lo señala Manuel Herce en El negocio del territorio, 2013.

La vista en las ciudades es permanentemente impactada por su escenario natural y sobre todo por la imagen urbana de su arquitectura, la que precisamente Aldo Rossi llamó La arquitectura de la ciudad, 1968. Vista que pasa a ser ajena cuando fachadas y culatas invaden la intimidad de los patios, o cuando interfieren con la unidad de las fachadas urbanas que conforman los espacios públicos que conforman la ciudad, o cuando interfieren las vistas hacia la ciudad misma o a su entorno natural, o cuando compiten groseramente con sus monumentos ya reconocidos o cuando ignorando la indudable importancia de la  historia en las ciudades los demuelen y remplazan del todo pero además mal.

el ruido artificial propio de las ciudades en el espacio urbano público que pasa a ser muy molesto cuando es producido por el tránsito de automóviles

El oído, al contrario de lo que sucede en el campo en el que priman los sonidos naturales, también es permanentemente impactado por el ruido artificial propio de las ciudades en el espacio urbano público que pasa a ser muy molesto cuando es producido por el tránsito de automóviles. Pero igualmente ajeno es el ruido de los vecinos y no sólo los más inmediatos, que no entienden que sus sonidos, que pueden ser muy gratos para ellos, llegan a ser meros ruidos insoportables para los que están obligados a oírlos sin ni siquiera poder participar de lo que los ocasiona, o que no pueden entender lo que los produce y que se suman a un sordo ruido de fondo ya no del cielo sino del infierno.

ARTMGSZF
El olor todo el tiempo impacta al olfato en todas partes gratamente o no, pero en las ciudades se disminuye mucho la posibilidad de disfrutar de los aromas naturales

El olor todo el tiempo impacta al olfato en todas partes gratamente o no, pero en las ciudades se disminuye mucho la posibilidad de disfrutar de los aromas naturales, reducidos a las matas de jardín. Por lo contrario los olores que sobresalen son los artificiales y ajenos y de muy diferentes procedencias o que, como en el caso de los producidos por las cocinas vecinas, se tornan ajenos cuando no se comparte el gusto por lo cocinado. Excepto el muy grato olor del pan, o de los panes hay que precisar pues los hay muy diferentes, que tanto gustan a tantos en todas partes desde hace tanto tiempo ya que son el alimento más generalizado a todo lo largo de la historia y a todo lo ancho de la geografía.

parecen ciegos y sordos, más no mudos, huelen mal y algunos hasta apestan. 

Pero si bien el fétido olor ajeno, asociado a la salud, es unánimemente rechazado y el ruido ajeno que afecta la tranquilidad de los vecinos lo es cada vez más, de las imágenes ajenas poco se habla pese a que son lo más grave y buena parte son difíciles y costosas de eliminar si se quisiera.  Pero sobre todo porque afectan silenciosamente la consciencia de los ciudadanos respecto a su ciudad, ya que al fin y al cabo son el escenario de su vida en ellas como lo señaló Lewis Mumford en La cultura de las ciudades, 1938, y que por tanto hay que repetirlo. Por eso esos alcaldes, concejales y funcionarios que parecen ciegos y sordos, más no mudos, huelen mal y algunos hasta apestan. 

Caliescribe edición especial