Gran crisis del sistema internacional: Desplazamiento forzado

Por Jean Nicolás Mejía H el Sáb, 28/08/2021 - 10:19pm
Edicion
540

Jean Nicolás Mejía H

Profesional Ciencias políticas - Pontificia Universidad Javeriana Bogotá. 28 años,  Máster en cooperación internacional y organizaciones internacionales de la Universitat de Barcelona


ertb
Ningún sistema de cooperación para la ayuda social -que evidentemente necesitan los afganos-

Afganistán ha cambiado radicalmente en tan solo unos pocos días mientras la sociedad internacional -cruzada de brazos- observaba perpleja como miles de personas tratan de salir desesperadamente desde el aeropuerto de Kabul, tomándose las pistas de aterrizaje inclusive en un claro gesto de desesperación.

Ningún sistema de cooperación para la ayuda social -que evidentemente necesitan los afganos-, se ha activado hasta el momento, mientras los talibanes terminan por hacerse con el poder político, instaurando el “Emirato Islámico”. Las potencias están enfocadas en la evacuación de su personal antes de la fecha límite dada por los talibanes: 31 de agosto.

Inclusive, se ha priorizado la evacuación por las dificultades operativas y muchas personas quedarán atrás. Estados Unidos vela por la retirada de su infraestructura militar y cuando ésta haya terminado (desmontando el sistema de seguridad del aeropuerto de Kabul y dejándolo a la merced del poder local), la gran pregunta es: ¿Qué pasará con los afganos que intentan escapar y quedarán?

guhi

Estos afganos hacen parte del gran número de personas que han sido forzadas -de manera directa e indirecta- a dejar sus hogares, una problemática de migración en el mundo al nivel que se ha convertido en una crisis. Cada vez más personas se están viendo obligadas a salir de su país por la violencia, la persecución, las guerras y las violaciones a los derechos humanos.

erh
De ese gran número de desplazados, casi la mitad son niños

Según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados en 2020 el número de personas desplazadas se ha duplicado en los últimos 10 años. A inicios del 2021 había en el mundo 82.4 millones de personas que habían sido desplazadas y se encontraban en situaciones precarias y de tránsito. Los afganos constituyen el tercer país con número de personas forzadas a dejar sus hogares 2.8 millones de personas. Solo le superan Venezuela con 4.9 millones y Siria con 6.8 millones.

De ese gran número de desplazados, casi la mitad son niños. Esto es tan triste como preocupante: Niños que crecen en condiciones totalmente desfavorables, sin educación, sin oportunidades, sin condiciones alimentarias básicas y en entornos violentos, de presión e inseguridad.

Con el reciente atentado perpetrado por el ISIS-K, un grupo terrorista afiliado al ISIS que opera mayoritariamente en Pakistán y Afganistán en el aeropuerto de Kabul en donde hay víctimas del ejército del EEUU y civiles, se encienden las alarmas sobre la injerencia de estos grupos terroristas en la región y la facilidad con la que parecen ya haber tomado control, en función a la población civil: si se intensifica la violencia las personas tienen a salir forzadamente de su territorio.

retrjym

En realidad, para la gran cantidad de acuerdos sociales e internacionales y lo muy de moda que parece estar el tema de los derechos humanos como enfoque político, lo cierto es que los gobiernos y en general el sistema internacional no está preparado -ni le interesa- formular y activar planes reales de cooperación y asistencia a los problemas migratorios de manera real y efectiva.

La situación en Afganistán es clave porque el sistema internacional, y los organismos multilaterales e internacionales están llamados a proponer soluciones sociales.

Caliescribe edición especial