El PIB solo mide el consumo de los recursos

Por Nicolas Ramos Gómez el Sáb, 31/10/2020 - 11:48am
Edicion
497

wetry
Hace rato el senador norteamericano Robert Kennedy observó: «el PIB lo mide todo, excepto aquello que hace que la vida merezca la pena»

Nicolás Ramos G

Ingeniero Civil , ex gerente de Emcali y ex Presidente de la SMP


Hemos reiterado en varias columnas que el PIB no indica el crecimiento o progreso de un país, sino que indica la velocidad con que agotamos los recursos finitos del Planeta, renovables o no.

Hace rato el senador norteamericano Robert Kennedy observó: «el PIB lo mide todo, excepto aquello que hace que la vida merezca la pena». Este guarismo no evalúa la salud, la educación, la igualdad de oportunidades, el estado del medioambiente ni muchos otros indicadores de la calidad de vida. Ni siquiera cuantifica algunos aspectos cruciales de la economía como su sostenibilidad, es decir, si se encamina o no a una crisis. Y lo que medimos es relevante, puesto que guía nuestras acciones”. A lo anterior agrega el Premio Nobel en economía Joseph E. Stiglitz: “Los estadounidenses vislumbraron esta conexión causal durante la guerra de Vietnam: los militares concedían tanta importancia al número de bajas (el cómputo semanal de soldados enemigos muertos) que llegaron a realizar operaciones sin otro propósito que elevarlo. Como le ocurre a un borracho que busca sus llaves bajo una farola (porque es donde hay luz), el énfasis en el número de bajas les impedía tener una visión más amplia: las masacres hacían que se unieran al Vietcong más vietnamitas de los que mataba el ejército americano”.

erurj

wegergrr
Si ante el calentamiento global no miramos con claridad el futuro, nuestros problemas crecerán exponencialmente

La crisis del coronavirus ha mostrado lo que no se quería ver: que venimos agotando los recursos renovables y no renovables de la Tierra. Ello hace que cada día sea más difícil, ante el desborde poblacional, brindar a esa creciente población alguna calidad de vida. Lo vemos en nuestras ciudades en las cuales aumenta el desempleo, la miseria y la inseguridad y a ello agregamos el mal uso de los recursos públicos, cada día más escasos para las necesidades de ciudades que se desbordan en total desorden. Y peor aún, empresas fundamentales como EMCALI y el MIO sin un horizonte claro para su manejo eficiente. Qué tal que así se manejaran las grandes empresas del país, cambiando todo su personal directivo cada cuatro años para satisfacer compromisos con la clientela politiquera.

Si ante el calentamiento global no miramos con claridad el futuro, nuestros problemas crecerán exponencialmente y sin solución a la vista cuando día se improvisa y no se planea para el largo plazo. Bien pobres y nos ayudamos con la corrupción y la politiquería sin visión de las necesidades, solo con propuestas trasnochadas y ansias de poder. Las lágrimas no recuperán la leche derramada y con hambre la cigarra no canta, cuando la previsora hormiga come. Por eso es importante, fundamental, no portarnos como la cigarra.  

Caliescribe edición especial