Tengo un sueño

Por Guillermo E. U… el Sáb, 11/07/2015 - 1:49pm

Por Guillermo E. Ulloa Tenorio

Economista de la Universidad Jesuita College of the Holy Cross en Estados Unidos, diplomado en alta dirección empresarial INALDE y Universidad de la Sabana. Gerente General INVICALI, INDUSTRIA DE LICORES DEL VALLE, Secretario General de la Alcaldía. Ha ocupado posiciones de alta gerencia en el sector privado financiero y comercial.


Las palabras expresadas por el más joven Premio Nobel de Paz, son universales y vigentes. Clamó por la equidad, la hermandad, la libertad y la justicia.

Un pueblo libre ve protegidos y exaltados sus derechos. La libertad no es un saludo a la bandera, nace de la necesidad de expresar nuestra opinión e inconformidad. Nuestra lucha y conquista está enmarcada dentro del contexto de la no violencia. Debemos conquistar no a través de la violencia, ni la sublevación, ni la intimidación sino a través de las urnas.

Tres grandes libertadores y pensadores del siglo XX, Mahatma Ghandi, Nelson Mandela (igualmente Nobel de Paz en 1993) y Martin Luther King, lucharon por la equidad y en contra de las prácticas opresivas y subyugaciones, en sus respectivas naciones. Los tres glorificaron la paz de sus conciudadanos, empleando para ello la sensatez, el sentido común, y lo más importante, el deseo magnánimo de sus pueblos. El común denominador de estos grandes hombres indudablemente fue la lucha incansable en defensa de los principios filosóficos sobre la libertad, la justicia y la dignidad humana sin acudir a la violencia.

Nuestra querida y agobiada ciudad, en vísperas de un proceso electoral que puede contribuir a mejorar las condiciones comunitarias, clama por derechos que brinden oportunidad e igualdad.

Hago un llamado a la sensatez del electorado en identificar falsos promeseros, con infundados y precarios ofrecimientos electorales, acompañados de efímeras dadivas que amarran y comprometen la conciencia y el voto. Nuestra comunidad está en su derecho de aprovechar esta oportunidad democrática para seguir construyendo la ciudad que anhelamos.

Es momento de reflexionar y contribuir en la solución de la desigualdad. Las plataformas y postulados programáticos de los candidatos, no deben ser oportunistas, vociferando soluciones que no se podrán cumplir. La ciudad y región exigen soluciones que concluyan en el bien estar de la población. Una ciudad segura, educada y tolerante que permita convivir pacíficamente con profundo respeto a la autoridad.

Se puede construir democráticamente un proceso masivo, consciente y dinámico, capaz de provocar una gran movilización de las gentes solidarias en la lucha contra la injusticia y la inequidad. Este es el himno democrático que hemos forjado.

Por ello invoco las últimas palabras de aquella histórica manifestación; “... aunque nos enfrentemos a las dificultades de hoy y mañana, yo todavía abrigo un sueñ... Sueño que un día... habrán de sentarse unidos en la mesa de la hermandad... habrá de convertirse en oasis de libertad y de justicia... y cantar los versos del viejo canto religioso ¡Libres al fin! ¡Libres al fin “

geulloa@hotmail.com

@geulloa            

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial