Aparente normalidad en Cali

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 03/07/2021 - 9:52pm
Edicion
532

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

ws
Desde luego que hará que  los caleños que habitan por ejemplo en el sector de Calipso, el regreso a la normalidad

Con el levantamiento de los bloqueos y el despeje de las vías se ha creado la sensación de que todo volvió a la normalidad. Sin embargo, el hecho real es que a pesar de haberse suscrito varios acuerdos con los voceros de los manifestantes y las autoridades municipales, se percibe un ambiente expectante y de calma aparente pendiente de que se cumpla con lo pactado en momentos en que la ciudad de Cali atraviesa por una situación económica, política y social crítica agravada con la crisis de la pandemia del COVID-19.

Desde luego que hará que  los caleños que habitan por ejemplo en el sector de Calipso, el regreso a la normalidad significa todo un bien que le devuelve a la comunidad la tranquilidad y el sosiego doméstico alterado por el paro y los bloqueos que se extendieron por más de 50 días consecutivos produciendo un clima de zozobra e incertidumbre ocasionados por los hechos de violencia y vandalismo protagonizados por individuos desclasados y de delincuentes ajenos al sector que se aprovecharon de la protesta social para hacer de las suyas, deslegitimándose con ello la protesta legítima de los jóvenes y ciudadanos en general que denunciaban las políticas antidemocráticas y antipopulares del gobierno del presidente Duque y de la ausencia del gobierno municipal del alcalde Ospina en relación con las verdaderas necesidades de la ciudad y de sus habitantes.

afgdh
Esta circunstancia no debe predisponer el ánimo ni restringir el buen juicio de las personas frente a las promesas de las autoridades

La pregunta que cabe hacerse en este momento es si esta “relativa normalidad” que hoy se vive en la ciudad agotó todos los caminos de la protesta pacífica o si por el contrario se abren paso en esta nueva etapa, el diálogo y la concertación como una manera de llegar a ciertos acuerdos sobre las exigencias y demandas de los jóvenes y ciudadanos en general.

Esta circunstancia no debe predisponer el ánimo ni restringir el buen juicio de las personas frente a las promesas de las autoridades que buscan con ello en muchos casos apartar a los manifestantes de la lucha social por sus derechos y libertades, contribuyendo con esto a deformar la propia realidad de la cual hacen parte esencial de la comunidad los jóvenes que hoy se encuentran en las peores condiciones económicas y sociales, consumiendo una sola comida diaria, sin empleo, educación, ni asistencia social, ni vivienda digna, etc.

dfn
Estas políticas están encaminadas en la práctica a apaciguar los ánimos a quienes mayoritariamente levantan su voz airada

Concluida esta etapa con el compromiso de las autoridades municipales de materializar en hechos concretos los acuerdos suscritos entre los voceros de los puntos de resistencia, a estos no les queda otra alternativa que unirse, organizarse y realizar las acciones para que conjuntamente con las fuerzas políticas y sociales democráticas y progresistas de la ciudad, contribuyan a la formación de una nueva conciencia social en tanto que la vieja realidad se sumerge en un largo y tedioso letargo, mediatizado por la demagogia, con la cual se engaña a la gente, además del populismo que tan solo aspira a cambiarle el maquillaje al sistema capitalista y al reformismo que se vale de las reformas para realizar ciertos cambios a fin  de que todo siga igual en la ciudad, sin que se remueven las causas estructurales y funcionales en que se asienta el poder del gran capital financiero nacional y transnacional.

Estas políticas están encaminadas en la práctica a apaciguar los ánimos a quienes mayoritariamente levantan su voz airada de protesta contra el régimen que solo busca apartar a los jóvenes y ciudadanos en general de las acciones encaminadas a acabar con la pobreza y la desigualdad social.

Diálogos sí, pero con reivindicaciones concretas y no de carácter asistencialista.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial