Colombia elimina a Uruguay en impecables penaltis

Por Redaccion el Sáb, 03/07/2021 - 9:56pm
Edicion
532

egrht
Los penaltis decidieron un duelo que, si se siguiera jugando hasta mañana, no se hubiera quebrado

Colombia dejó la vida en el campo, Colombia fue impecable, Colombia tiene a David Ospina, Colombia es semifinalista de la Copa América 2021. ¡Ya es hora de celebrar!

Los penaltis decidieron un duelo que, si se siguiera jugando hasta mañana, no se hubiera quebrado: tuvo Duván Zapata la sangre fría de tomar el primer cobro de Colombia y anotar; Cavani hizo lo suyo para Uruguay; Dávinson cobró impecable el suyo: Jiménez fue por la suya y Ospina, enorme, le fue al palo abajo, fenomenal; Mina se daba el champú del baile al anotar, cuando por poco Muslera le adivinaba; Suárez, el infalible, no decepcionaba; Borja dejaba claro para qué había entrado con su fina definición y entonces de nuevo se lucía Ospina al atajar el último cobro de Viña y adiós a Uruguay. ¡Sí, Sí, Colombia!

Colombia iguala su participación de la cita de Estados Unidos y recibe un premio justo a un partido intachable en materia de entrega y sacrificio. 

No fue precisamente un show de juegos pirotécnicos pero es lo que se esperaba con dos equipos tan equilibrados, tan parejos, tan firmes. Colombia no pudo corregir el lío de la definición y firmó otro 0-0, pero ya habrá tiempo para encontrar soluciones.

ert
¿Ejemplos? Muriel tenía la mejor opción a los 44 en uno de esos derroches de potencia de Duván, daban rebote y Muriel la enviaba menos de un metro afuera.

De hecho, los primeros 15 minutos fueron análisis y de una declaración conjunta: el despliegue físico, la marca en todas las zonas del campo, la entrega, no se negocian.

Un robo de Borré y una proyección de Zapata eran el resumen de la salida colombiana, pero en terreno propio el balance era más favorable: no tenían aproximaciones Cavani ni Suárez; solo De Arrazcaeta escapaba del radar de Barrios una vez y en fuera de lugar; Cuéllar mostraba el buen criterio en marca y pase que se esperaba de él; Yerry Mina se hacía impasable por arriba y a ras de suelo en los centros de Nández; Borré era sacrificio puro y, como ha sido la constante, de frente al arco no estaban finos los de amarillo.

¿Ejemplos? Muriel tenía la mejor opción a los 44 en uno de esos derroches de potencia de Duván, daban rebote y Muriel la enviaba menos de un metro afuera.

A los 15 segundos era Díaz el que se avivaba para conectar en el área con Zapata pero Godín salvaba abajo y en la respuesta perdía Díaz con Valverde y llegaba la primera pelota al área para Suárez, que a tiempo cortaba Tesillo. Y volvía Uruguay con sus mediocampistas, y se turnaban los talentosos, rápidos y furiosos, y De Arrazcaeta tenía la más clara a los 56, probando la seguridad de Ospina.
 

sertj
El cansancio iba haciendo lo suyo, se iban en Colombia Muriel y Borré, rendidos, y aparecía Borja y el cierre no era malo para Colombia

Se fue agotado Muriel (de nuevo en blanco) llegó Chará y refrescó el ataque y a los 72 se acordaron de nuevo de Zapata, cuando Borré le metió un lindo centro que sacó con la pierna Muslera. Y a Barrios no le bastaba con barrer su zona sino que se animaba a proyectarse para meter un gran centro a Zapata que atajó el portero y uno más, en el rebote, que tampoco entró.

El cansancio iba haciendo lo suyo, se iban en Colombia Muriel y Borré, rendidos, y aparecía Borja y el cierre no era malo para Colombia, pero se iba el tiempo y los penaltis se hacían inevitables.

El final de la historia es el que es, pero este partido, que pudo no ser de destellos, volvió a probar el carácter de los de Rueda y dejar un mensaje claro: están los hombres y los nombres. Ahora que vengan los retos mayores.

Caliescribe edición especial