Gran legado a la ingeniería civil vallecaucana

Por Ramiro Varela … el Sáb, 04/09/2021 - 4:19am
Edicion
541


Por Ramiro Varela Marmolejo 
Ingeniero Civil de Univalle, MBA U. V., Director de Caliescribe, constructor, Ex -Congresista y Ex Concejal de Cali.

 

 


Murió el ingeniero Paul Folberth, ciudadano colombiano, vallecaucano y  caleño por adopción, quien tuvo la responsabilidad de ser director de ingeniería del proyecto hidroeléctrico Alto Anchicayá  de 300 MW entre los años 1967 y 1974, una eminencia de la ingeniera mundial y como tal ejecutó grandes proyectos hidroeléctricos por el mundo; también fue de la junta de consultores de la construcción de Salvajina.

Vinculado a esta región hasta el final de sus días

Llegando en 1967 para dirigir e instruir a un grupo de ingenieros y técnicos colombianos en la planificación de una gran planta hidroeléctrica, proyecto de USD100 millones de dólares sobre el rio Anchicayá, a medio camino entre Cali y Buenaventura, el puerto colombiano en el océano pacifico.

wer
En Anchicayá, Paul Folberth en obra

Él fue uno de los grandes responsables de la obra para la CVC y para los contratistas en los diseños y en la construcción ACRES de Canadá e ICA de México. Inicialmente revalido los planos de dicha planta hidroeléctrica elaborados por la ingeniería colombiana y luego presento todo el informe de rentabilidad técnica y financiera, para que el Banco Mundial en Washington financiara el proyecto.

1967 Cuando llego Folberth a Cali, encontró una ciudad mediana con medio millón de habitantes, aspecto típico meridional, que no ofrecía mucha cultura, bastante polución especialmente de las calles, a él le recordaba Cali a una ciudad de Rumania y también de la India, una inmensa masa humana moviéndose por las calles.

La informalidad donde todos gritan ofreciendo sus mercancías, donde le impactaban los puestos abiertos de venta de carne y la suciedad en las carnicerías del mercado y lo paradójico es que el no observaba en medio de la suciedad moscas, no lo entendía y creía que era por la altitud del lugar. Informaba que las temperaturas oscilaban entre 30°C y 20°C y que la temperatura baja por la noche a 18°, excepcionalmente a 16°, pero tampoco sube a 35° salvo pocas excepciones. Le encantaba que en esta ciudad no se necesitaba ni calefacción, ni aire acondicionado.

ih
Visitando obras como consultor

En Cali los hombres no necesitan chaqueta, vestían camisas coloridas y eso daba alegría. Decía que a las 3PM comenzaba a soplar una brisa bastante fuerte procedente de occidente desde las montañas y las tardes y noches son frescas, se dormía muy bien.

El proyecto tenía una institución líder, la Corporación Autónoma Regional del Cauca – CVC, dirigida por Henry Eder, decía que tenía su sede en un edificio bonito de 10 piso y con ingenieros y dibujantes técnicos muy calificados y muy motivados.

Le toco llegar al lote donde fue escogida la represa del embalse de la nueva planta hidroeléctrica, ubicada al otro lado de la cordillera, donde llueve todos los días y noches, a excepción de 2 o 3 horas en la mañana, con una precipitación anual promedio a 5.000mm y de entrada definió que era el sitio apropiado para la planta hidroeléctrica.

Le impacto inicialmente el rio Anchicayá cuyo cauce baja con estruendo entre la laderas forradas con vegetación selvática hasta el océano pacifico; para llegar allá (sitio del embalse) se atravesaron caseríos conformados por chozas de barro, sin piso, ni ventanas, ni puertas, sin ninguna planeación a lo largo de la carretera, donde los principales clientes son los camioneros de las mercancías entre Cali y Buenaventura.

La región tenía plantación de bananos y piñas, entre otras frutas tropicales, el terreno baldío, sin pasto y el ganado era flaco y desnutrido. Cuando ingresó al campamento donde finalmente se ubicó el embalse de Anchicayá, encontró que era el lugar menos higiénico que había visto en su vida. Le impactaron las mariposas del tamaño de una mano, o las arañas del tamaño de un puño que se acercaban permanentemente.

El campamento por la noche funcionaba con un generador eléctrico de gasolina que se apagaba a las 10 PM, que convertía la noche a completamente oscura, con el ruido del agua omnipresente y los miles cantos de los habitantes de la selva.

srdhtfjy
Con el director ejecutivo de la CVC, Henry Eder, Folberth y ingenieros de la misma institución 

Decía Folberth que era Cali el sitio donde más disfrutaba de un clima estable que jamás conoció en su vida; se casó en 2as nupcias con vallecaucana, Libia Quintero Gonzales, virtuosa, de finos modales  y a quien amó por 50 años, hasta el final de sus días. 

Dirigió  la planeación de la central hidroeléctrica

Logro la financiación del Banco Mundial, revisada por los ingenieros consultores del Banco Mundial, que requirió su informe más de 30.000 horas / ingeniero dirigido por él. Cuando se planifico la obra estaban seguros de su realización, que arranco con la construcción de la carretera de acceso, desde la carretera más o menos transitable de Cali hacia Buenaventura, hasta la futura represa del embalse ubicada unos 20Km dentro de la selva.

En los planos de ingeniería de detalle se proyectó una represa de gravedad construida en concreto, que luego fue modificada, para optar finalmente por una represa de enrocado. Los estudios recibieron el elogio de expertos de talla mundial del Banco Mundial.

El camino de herradura era con mula o a pie por un viejo sendero de los indios, con un túnel proyectado a 8Km a la casa de máquinas situado en la carretera principal.

Para el las negociaciones con el Banco Interamericano de Desarrollo BID, que financió la construcción fueron muy complicadas en Washington con una financiación “increíblemente costosa”, para llegar finalmente a un acuerdo aceptable.

wertr
La carretera vieja de Buenaventura a Cali, en el valle del rio Anchicayá

Como gerente del proyecto de Anchicayá le correspondió tener varios departamentos de la CVC a su cargo: planeación de ingeniería, licitaciones, parte jurídica, ejecución de las obras, supervisión de las obras, liquidación y control del proyecto.

Para la construcción las obras de Anchicayá hubo 44 visitas de 22 empresas internacionales provenientes de 10 países, con obras civiles de un costo de USD 50 millones. Y allí se desarrolló la planta hidroeléctrica Alto Anchicayá  que dirigió Paul Folberth con represa, campamento Yatacué construida por la empresa ICA de México.

El rio Anchicayá fue desviado a través de un túnel para poder construir el enrocado con pantalla de hormigón impermeable en la parte más angosta del valle, delimitada por escarpadas pendientes cubiertas por espesos bosques. La casa de máquinas propia del tamaño de la central con carretera subterránea.

El dueño de la central es la CVC (vendida a EPSA luego a CELSIA ) , la interventoría la hizo ACRES de Canadá y la ejecución de la obra ICA ingenieros civiles de México, las turbinas, generadores, transformadores, fueron suministrados de Canada. El financiamiento de USD 60 millones crédito del BID, con USD 40 millones de capital propio y subvenciones del gobierno, para un costo total de USD 100 millones, con una capacidad instalada de 340.000 kilovatios y una producción anual de 1600 gigavatios hora.

wer
La manera de ingresar al campamento de Anchicayá, antes de construirse la carretera a la planta

La represa de 150 metros de altura, con un túnel de carga de 8km de largo y 6 metros de diámetro, una casa de máquinas subterránea, un caudal medio de 56 metros cúbicos por segundo y una altura de caída de 446 metros. Requirió de 2.500 trabajadores y la carretera para acceder al proyecto de 36 km.

El 20 de julio 1974 se concluyeron las obras esenciales en la casa de máquinas, el 27 de julio sucedió lo mismo con el túnel de carga de 8km de longitud, el 28 de julio se finalizaron los trabajos en la represa y el  rebosadero y el 29 de julio se cerró el túnel de desviación del rio y empezaron a represar el agua en el embalse. El 31 de julio fue la gran ceremonia de inauguración con la presencia del presidente Misael Pastrana Borrero, un representante del presidente de México, el presidente del BID y los presidentes de las diversas compañías ejecutoras, con un total de 1200 invitados.

La inauguración tuvo 2 meses de preparación, la mayoría de los invitados viajaron en buses pullman de regreso, obviamente los importantes en helicóptero. Tanto Henry Eder como director de la CVC, el director técnico Vicente Aragón, recibieron la condecoración del presidente de la república en la Orden de San Carlos en el grado de gran cruz.

A Paul Folberth le dijeron que por su excelente trabajo se había ganado gran parte de ambas cruces.  El campamento Yatacué que albergó a los trabajadores, una ciudadela completa quedo desierta; el 4 de octubre de 1974 se despidió Paul Folberth de la central hidroeléctrica de Anchicayá con el deber cumplido. 

 

wer

Un vallecaucano ilustre

Otros grandes proyectos de realizados por Paul Folberth.

Fue el subdirector de ingeniería del proyecto hidroeléctrico Itaipú 1975 a 1983, de 12.600 megavatios entre Brasil, Paraguay y Argentina; jefe de departamento técnico del proyecto hidroeléctrico Yasireta de 2.750 megavatios entre Argentina y Paraguay entre 1984 y 1988, director de ingeniería de proyecto de Giguey – Aguacate de 150 megavatios en República Dominicana entre 1989 – 1990, entre 1991 – 1992 consultor de la represa Coddle Creek Carolina del Norte, USA; 1984 proyectista del proyecto hidroeléctrico Huites de 400 megavatios de México; posteriormente trabajo en diferentes proyectos hidroeléctricos, de irrigación y abastecimiento de agua entre 1995 y 2008; el diseño conceptual de una exclusa sobre el canal de Panamá, y preparo la oferta para el diseño de las nuevas esclusas de la expansión del canal de Panamá, su trabajo profesional fue hasta 2008.

ttuyyyu

Nació en 1925, ingeniero civil estructural hidráulico, en 1955 en universidad alemana, revalidado como ingeniero profesional en Ontario, Canadá y en el politécnico de Milano en Italia.

Recibió el reconocimiento de la Itaipú central hidroeléctrica binacional en el protagonismo y creatividad de la monumental represa Itaipú siendo condecorado por el presidente de la republica de Paraguay con el medallón hidroeléctrica Itaipú en mayo de 2014.

Y se fue Paul Folberth al más allá, sin el reconocimiento de la región  que él adoptó. Que vibre en los corazones de los vallecaucanos agradecidos con la energía que recibe a diario, el nombre Paul Joachim Folberth, nacido en Transilvania provincia de Rumania, descendiente de inmigrantes alemanes teutónicos del siglo XI. 

Caliescribe edición especial