Lo bueno, malo y feo de Colombia en Copa América

Por Redaccion el Lun, 12/07/2021 - 8:45am
Edicion
533

Colombia terminó la Copa América como el tercer mejor equipo del torneo, un resultado que superó las expectativas y que, días después del cierre, dejó varias reflexiones. Este es nuestro balance general:

Lo bueno

1. Volvió la confianza
Después del noviembre negro en 2020, Reinaldo Rueda logró que esa misma base dejara de dudar en cada cierre, en cada remate, en cada ataque rival, del talento que los tiene a todos en las principales ligas europeas. El equipo ha vuelto a creer y, por esa vía, a luchar. 
 
2. Conocimiento
No hay que olvidar que no pasaron ni dos meses desde que Reinaldo Rueda pudo conocer personalmente a buena parte de los hombres que acaban de lograr el tercer lugar de la Copa América 2021. Ahora sabe cómo reaccionan ante la presión, ante la adversidad y ante la dificultad de una convivencia marcada por la pandemia. Y ahora los convocados también saben a qué quiere jugar su DT, cuáles son sus exigencias y qué deben hacer para no quedarse fuera del tren.

3. Competencia
​La nómina que dirigió Rueda demostró, por varios momentos, que tiene capacidad para competir con los grandes del continente. A Brasil, hasta el infortunado momento con Pitana, y a Argentina, por varios tramos, le plantó cara y le dio varios sustos: Díaz le hizo a Brasil el golazo de la Copa y a Argentina también lo castigó hasta llevarlo a los penaltis. Sobre la base del compromiso y un sacrificio a toda prueba, el equipo dio muestras de resiliencia y ambición.

4. Hay alternativas
La tan temida ausencia de referentes como James y Falcao dio paso a otros convocados que, literalmente, se jugaron la vida en este último mes para demostrar que siguen siendo un equipo confiable. ¡Vaya que lo lograron! Aparecieron figuras en el horizonte como Daniel Muñoz, Gustavo Cuéllar, el propio Luis Díaz o Rafael Santos Borré, que se exigieron a fondo y dejaron muy satisfecho al cuerpo técnico. En casos de emergencia (Borré jugando de Cuadrado, por ejemplo), están ahí para quedarse.

Lo malo

1. Las dudas al iniciar partidos
Parecía que Uruguay y Argentina eran pestañeos, excepciones, extrañas desconcentraciones. Pero en la Copa América, de nuevo Colombia pecó, varias veces, por no entrar suficientemente concentrada a los partidos, por conceder goles increíbles en los primeros minutos y obligar a tirar el libreto y remar contra la corriente desde los inicios para darle vuelta a la realidad. El propio DT Rueda reconoció el mal y dijo que lo están trabajando. Habrá que esperar a septiembre para ver esos urgentes ajustes.

2. La banda izquierda
En defensa de Rueda y el actual proceso, hace ya más de cinco años que no hay un lateral izquierdo indiscutible y eso hace que esa banda sea, además de un espacio desperdiciado a espaldas de Luis Díaz, un terreno fértil para que el rival ataque por allí. Yairo Moreno se lesionó y dejó dudas, Tesillo se ofrece pero no es hombre de dos áreas, Fabra dio algunas pinceladas antes de verse obligado a salir de la concentración, pero en general no hubo alternativas en estas últimas semanas para estar tranquilos.

3. El nivel de los centrales
Mucho se discutió antes sobre el mal momento que vivían en sus clubes Yerry Mina y Dávinson Sánchez, Y en la Copa no resolvieron de todo esas preguntas: aunque muchas veces superaron con solvencia los duelos directos, otras cometieron errores impropios de jugadores de la selección nacional. Aunque sorprendieron como cobradores de penaltis contra Uruguay, contra Argentina decepcionaron al dejar que el arquero Martínez, literalmente, los sacara del partido.

4. El lío del gol
La Copa América pasará a la historia en números verdes en materia de sacrificio y solidaridad de sus delanteros, pero con saldo en rojo profundo en cuanto a capacidad anotadora. Salvo Luis Díaz, en su rol de extremo, pasaron Zapata y Muriel, en su mejor momento en Atalanta, sin una sola celebración. Fue la misma realidad de Borré, quien jugó poco en el área rival, o la de Miguel Borja, que venía inspirado en Eliminatorias pero ya en Copa se 'mojó la pólvora'. ¿Morelos? Sufrió covid 19 y prácticamente no contó.

Vale decir en defensa de los atacantes que tampoco tuvieron un socio suficientemente confiable en Edwin Cardona, quien dejó claro que no es jugador de 90 minutos. Su físico lo impide. Inevitablemente se extraño a James y Quintero en el mejor momento de ambos... contra Polonia, en Rusia 2018. Si volvieran a estar en ese nivel serían todo lo que los delanteros quisieran pedir.

Lo feo

Colombia cometió 121 faltas el equipo que más infracciones contabilizó. Y recibió en total 18 tarjetas amarillas y una roja. En este rubro de la pierna fuerte empató con Argentina, el campeón. Justamente ambos equipos protagonizaron en la semifinal el partido con más infracciones de todo el torneo.

Caliescribe edición especial