Protección constitucional a los “queridos viejos”, insuficiente

Por Samir Jalil el Sáb, 12/10/2019 - 1:01am
Edicion
442

wERG
Para otros es difícil hablar de vejez porque es sinónimo de envejecimiento, de tal manera que se pierde dinamismo y actividad

Samir Jalil 

Candidato Asamblea Departamental


La etapa de la vida humana que se inicia aproximadamente a los 65 años en adelante, varía de acuerdo a las condiciones de salud y bienestar de cada persona y a su estado anímico, así como la senectud es la etapa del ciclo de vida alcanza el mayor desarrollo del potencial de vida, tanto biológico, como laboral. En diferentes culturas la tercera edad es protegida o en muchos casos venerada por mantener la memoria colectiva de los ciudadanos, la sabiduría, la cultura y tradiciones.

Para otros es difícil hablar de vejez porque es sinónimo de envejecimiento, de tal manera que se pierde dinamismo y actividad, lo que puede originar discriminación social o laboral. Los dirigentes debemos de trabajar para que la tercera edad sea fructífera, no se genere esa soledad o falta de compañía a nivel familiar o social, así como la misma depresión por pérdida de memoria, problemas biológicos o trastornos mentales.

El Estado colombiano ha venido protegiendo a la tercera edad y por ello nosotros vamos a estimular desde la Asamblea Departamental, para aumentar las protecciones para la vejez, para que haya mayores lineamientos en oferta de cuidado para la tercera edad o adultos mayores, que podamos a nivel comunitario poderle  hacer seguimiento a las situaciones de las personas mayores, y bregar para que las entidades públicas cumplan su papel en esta protección.

Los adultos mayores pueden estar obviamente en la ruta del emprendimiento, y  debemos de ampliarles la promulsión de su actividad recreativa, física y hasta deportiva. Esa es una dinámica que se debe apoyar

EGWERG
Lucharé para que el departamento del Valle gestione ante la nación y su misma estructura fiscal, servicios de cuidado de salud

La tarea de un departamento líder como el Valle del Cauca, es tener a la tercera edad con oportunidades para una vida activa, saludable y con seguridad económica, tanto en las áreas rurales como urbanas. En la medida en que los adultos mayores puedan aumentar sus ingresos, accederá a servicios de cuidado de calidad, de tal manera que el sistema estatal de protección a la tercera edad crezca.

Lucharé para que el departamento del Valle gestione ante la nación y su misma estructura fiscal, servicios de cuidado de salud, con calidad para la tercera edad, para que se le brinde oportunidad a la tercera edad de  una vida saludable y que puedan generar sus ingresos.

No podemos olvidar que la Constitución Política de Colombia, su Art. 46, promueve  una idea de solidaridad en favor de las personas que han llegado a la tercera edad, al reconocérsele protección asistencia a cargo del Estado, la sociedad y la familia, y de esta manera asegurar su dignidad. Y busca promover su inclusión social y conmina a las entidades del Estado a adoptar medidas materiales para atenuar las disparidades sociales que pueden operar en su contra.

No se puede olvidar que las personas de tercera edad tienen protección constitucional, en el plano de la dignidad humana, para la subsistencia en condiciones dignas, la salud, el mínimo vital. Para ello existe el principio solidaridad, para apoyar a los adultos  mayores y lograr los fines protectores que imponen la Constitución Nacional respecto a ellos.

Caliescribe edición especial