Seguridad, Movilidad y Servicios Públicos; Tercera Parte

Por Guillermo E. U… el Sáb, 21/09/2019 - 11:14am
Edicion
439


Por Guillermo E. Ulloa Tenorio

Economista de la Universidad Jesuita College of the Holy Cross en Estados Unidos, diplomado en alta dirección empresarial INALDE y Universidad de la Sabana. Gerente General INVICALI, INDUSTRIA DE LICORES DEL VALLE, Secretario General de la Alcaldía. Ha ocupado posiciones de alta gerencia en el sector privado financiero y comercial.


En materia de servicios públicos y administración de la primer empresa publica del departamento, EMCALI, la administración Armitage pasó sin pena ni gloria.

En materia de nuevas alternativas de fuentes hídricas, todo quedó plasmado en convenio entre EMCALI y CVC. Ninguna decisión se tomó sobre la viabilidad de las diferentes alternativas captando aguas del Rio Cauca o algunos tributarios del norte del departamento del Cauca, con lo cual debería darse continuidad a la factibilidad económica del proyecto de acueducto para las zonas de expansión de la ciudad, en el corredor Cali-Jamundí y los vecinos municipios dormitorios al sur de la capital.

La captación de aguas, empleando el sistema de filtración del lecho del rio Cauca, proceso novedoso en Colombia, a su paso por la ciudad, aun es incierto. Su real capacidad de suministro, aunque ello contribuye al manejo de fuentes en épocas de intenso verano y evita el cierre de las plantas en épocas de lluvias, cuando sus tributarios arrojan altos niveles de turbiedad, no tiene mediciones exactas.

PJGH

La imperiosa necesidad de reforestar las cuencas hidrográficas de los ríos Cali, Pichindé, Meléndez y Pance, que contribuyen a las plantas de San Antonio, La Reforma y La Riverita, no fueron atendidas diligentemente por la entidad estatal. Salvo algunas contribuciones del sector Fundacional la ausencia de liderar proyectos de envergadura de EMCALI es abrumador.

Las perdidas de agua en la red de suministro de agua tratada es una de las mas altas del país, situándose cercana al 50% del agua facturable en las diferentes plantas. Hace dos décadas las perdidas estaban cercanas al 30%. En las solicitudes de refinanciación de la deuda de la empresa con el gobierno nacional se logró, en reciente modificación, la inversión en reposición de redes obsoletas hasta el valor que EMCALI paga anualmente por concepto de esta deuda. Fue un gran avance y ello libera recursos para atender las nuevas zonas de expansión, aunque el debate, insistencia y presión de las constructoras es priorizar la inversión hacia nuevos desarrollos y no el casco urbano tradicional.

SGBER
El componente de energía, de no buscar estrategias de generación, seguirá comportándose como una autopista de transmisión

EMCALI, debe aprovechar esta flotantizacion de deuda para terminar la reconstrucción de la PTAR Cañaveralejo, a su vez dando continuidad a las dos etapas siguientes para eliminación de lodos y solidos. Igual debe aprovechar los recursos para la construcción de dos nuevas PTAR, contribuyendo a mejorar la contaminación de los ríos Meléndez, Lili y Pance, en los cuales las pequeñas plantas de nuevos desarrollos no descontaminan al 100%.

El alcantarillado pluvial del sur de la ciudad aun tiene lugar de privilegio en los polvorientos anaqueles de la empresa, proyecto que solo es recordado cuando las épocas de lluvias hacen estragos.

El componente de telecomunicaciones, enfrentado a competencia privada ágil, eficiente y segura, seguirá siendo el tema álgido de la empresa. Las perdidas acumuladas, en el cuatrienio, superan $ 350 mil millones, arrebatando estos recursos de la contribución del componente de acueducto y alcantarillado. Tristemente, los intereses sindicales se anteponen a la solución de escisión o venta, argumentado equivocadamente, la privatización de la empresa, cuando ella ostenta esa calidad de bien cuasi privado de los sindicatos, hace décadas.

La viabilidad de servicios públicos, la ejecución de obras, las interventorías, y los proyectos de reposición, tienen componentes de dadivas. El crecimiento de nomina paralela, tanto operativa, como administrativa, ha disparado los niveles de corrupción, a medida se crea un nuevo cargo se genera la oportunidad y tentación de cobrar por algo que es responsabilidad de la empresa solucionar.

El componente de energía, de no buscar estrategias de generación, seguirá comportándose como una autopista de transmisión, cobrando una mínima parte de la tarifa cobrada al usuario, permitiendo las utilidades continúen fortaleciendo a los generadores privados.

Los candidatos tocan superficialmente el tema, y no se comprometen en estrategia o acciones para fortalecer la primer empresa del municipio, la cual podría entregar recursos al municipio, de libre destinación para programas sociales.

Caliescribe edición especial