La ciudad de Cali y sus habitantes requieren de soluciones

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 27/03/2021 - 7:59pm
Edicion
518

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

arytdu
Así mismo, el crudo invierno que azota a la ciudad ha causado innumerables daños a las viviendas e inundaciones

Los problemas que afrontan hoy los caleños se han agravado con la extensión de la pandemia del coronavirus, en tanto que el proceso de vacunación avanza muy lentamente y por ello será muy difícil que se cumpla con la meta propuesta por el alcalde Ospina de vacunar a un millón seiscientas mil personas durante este año.

Así mismo, el crudo invierno que azota a la ciudad ha causado innumerables daños a las viviendas e inundaciones, además de los deslizamientos de tierra o movimientos en masa, particularmente en la zona de ladera de Siloé, en donde existe una gran inestabilidad del suelo y los sistemas del drenaje construidos en algunos sectores por la comunidad no poseen la capacidad suficiente para evacuar las aguas lluvias que corren libremente por las calles inundando las viviendas de sus habitantes.

Mientras tanto el alcalde Ospina considera que se necesitan quinientos mil millones de pesos para realizar un conjunto de obras estructurales y así resolver los problemas que actualmente requiere dicho sector de la ciudad y que en el inmediato pasado se convirtió en un fortín político del exalcalde Armitage quien en plena campaña electoral financió el costo de la pintura de color blanco con la que se enlucieron las fachadas de las viviendas, dando con ello una imagen aparente de “progreso” que primó sobre su obligación de atender las necesidades de la gente de Siloé una vez posesionado de su cargo como alcalde.

En todo esto, está claro que los asentamientos irregulares en zonas como Siloé y otros barrios ubicados en la zona de ladera, constituyen un problema que tiende a agravarse con el crecimiento de la población que se asienta en dichos lugares, al igual que sucede en el caso de Montebello, en donde existe un riesgo inminente con las viviendas construidas sobre las antiguas minas de carbón.

awfegsr
la administración esté pensando en adelantar una serie de obras que demandan de cuantiosas inversiones

Por lo demás, resulta inaceptable que mientras la ciudad y sus habitantes padecen los rigores de la pandemia del COVID-19 y del intenso invierno, la administración esté pensando en adelantar una serie de obras que demandan de cuantiosas inversiones que saldrán de los bolsillos de los contribuyentes. Circunstancia que pone de presente el talante autoritario del actual mandatario que se ha negado una vez más a modificar su Plan de Desarrollo con el fin de atemperarlo a las condiciones objetivas y concretas que viven la ciudad y sus habitantes.

Mientras tanto, el alcalde Ospina se empeña en realizar nuevas obras relacionadas con los cambios urbanísticos en la avenida sexta y algunas otras en plena ejecución como la “remodelación” de la plazoleta de la Caleñidad “Jairo Varela” que no se termina de renovar.

Entre tanto subsisten los graves problemas en Siloé, Alto de Nápoles, Montebello, la carretera al mar, etc., los cuales deben ser atendidos inmediatamente con el fin de salvaguardar la vida y la integridad personal de las familias que viven en dichos sectores de la ciudad.

Obras como el entamboramiento de las quebradas, el plan maestro de acueducto y alcantarillado, adecuación de la infraestructura en Siloé, son paliativos que mitigan el problema, pero no lo solucionan de manera definitiva.

q34y5u65
Entre tanto subsisten los graves problemas en Siloé, Alto de Nápoles, Montebello,

ADENDA: La celebración del día internacional del agua, instituida para hacer conciencia de lo que este recurso natural significa para las personas y, sobre los esfuerzos humanos, técnicos, científicos, presupuestales para protegerla; paradójicamente coincidió con un día de lluvias torrenciales que dejó su estela de dolor, de desastre y con una situación hídrica en lo local que debe llamar a la reflexión de los caleños y del país, que han descuidado las cuencas hidrograficas al igual que al parque nacional Los Farallones en el que nacen varios de sus ríos.

La “recuperación“ del Río Cali no es un asunto de embellecimiento de sus riberas. Deben recuperarse el río como recurso hídrico vital para la vida, y el Parque Nacional Los Farallones en función del medio-ambiente, el cual ha venido siendo invadido por la minería ilegal y fincas de recreo con fines turísticos, sin que los gobernantes hubieran tomado medidas efectivas para evitar estos hechos.

Esta situación se ha agravado con el desarrollo del proyecto denominado la Vuelta de Occidente mediante el cual se promoverá la urbanización del sector rural y con ello el desabastecimiento de los recursos hídricos que nutren al río Cali.

Lo insólito del caso, es que con el beneplácito de alcaldes y de algunos concejales se viene atentando contra el medio ambiente y los recursos hídricos que han comenzado a escasear a pesar de ser la “ciudad de los siete ríos”.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial