Cali– Valle: Crecen el desempleo y la informalidad y la pobreza

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 29/02/2020 - 10:58pm
Edicion
462

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

dsvbfdb
Lo anterior a propósito de las nuevas propuestas del alcalde que tienen el beneplácito de la gobernadora del Valle

El desarrollo de las ciudades no debe medirse única y exclusivamente a partir del crecimiento de su infraestructura física, que en la ciudad de Cali se presenta como un hecho relevante del progreso material a cargo de sus gestores, lo cual no siempre ni en todos los casos ha contribuido a resolver los graves problemas que afronta la ciudad.

Lo anterior a propósito de las nuevas propuestas del alcalde que tienen el beneplácito de la gobernadora del Valle y eventualmente el apoyo del gobierno nacional.

Esta circunstancia sin embargo tan solo garantiza que ciertas obras como la vía alterna al mar o el tren de cercanías gocen de una cierta aceptación, en tanto que no está claro de donde saldrán los recursos para financiar su construcción en momentos en que la nación afronta un gran déficit fiscal y el municipio tiene limitada su capacidad financiera debido a la multimillonaria deuda con el sector bancario de la ciudad.

Mientras tanto, no se sabe si por fin se terminaran de construir las 21 megaobras que se empezaron a ejecutar durante el primer mandato del alcalde Ospina y respecto de las cuales no existe tampoco el presupuesto para financiar su construcción, porque como se dice en el argot popular “la gallina no tiene agua para beber y está invitando el pato a nadar”.

asdvfdb
En este sentido no es suficiente constatar  que Cali y el Valle del Cauca están por encima del promedio del crecimiento económico

Por otra parte algunos sectores de opinión identifican el desarrollo de la ciudad con el crecimiento de la economía, el cual constituye sin lugar a dudas un aspecto determinante del progreso, siempre y  cuando abarque el conjunto de la población que recibe los beneficios del mismo. En el caso de la ciudad de Cali es evidente que dicho progreso económico tan solo beneficia a un sector minoritario de la población caleña, usufructuaria de la riqueza que se produce con el trabajo de cientos de caleños que hoy se han empobrecido y temen perder sus puestos de trabajo, su estabilidad laboral y disminuidos sus ingresos para satisfacer sus necesidades básicas.

En este sentido no es suficiente constatar  que Cali y el Valle del Cauca están por encima del promedio del crecimiento económico a nivel nacional, mientras crecen el desempleo y la informalidad y la pobreza se apodera de los estratos socio económicos en donde vive el grueso de la población, la violencia se agiganta en sus diversas formas y modalidades conjuntamente con la corrupción derivada del Estado contratista y la demagogia y el clientelismo político se convierten en un puntal de la gobernabilidad y se socava la critica y la libertad de expresión o se compra la conciencia de quienes dirigen los medios de comunicación que finalmente se prestan para toda clase de contubernios con los cuales se vulneran los derechos a informar y a recibir información veraz, objetiva e imparcial.

Así mismo constituye un error creer que con las nuevas aplicaciones tecnológicas se podrá superar la crisis que vive la ciudad en tanto que ésta no se coloque al servicio de la comunidad caleña con el fin de hacer mas transparente la gestión pública y poder avanzar hacia el progreso con objetivos y metas definidos que permitan distribuir los frutos del trabajo de manera mas equitativa y justa y no para favorecer exclusivamente a aquellos sectores de la construcción y de los servicios, limitándose de esta manera el crecimiento y el desarrollo económico de otros sectores que tradicionalmente han contribuido con el progreso de la ciudad y del departamento.

sdbdfb
de ahí la necesidad de que las autoridades del ramo rindan cuentas a los ciudadanos de su gestión

ADENDA: Mientras a los ciudadanos de los estratos socioeconómicos 4, 5 y 6 y de los sectores industrial y comercial les corresponde el deber de contribuir con el pago de una sobretasa con destino a fortalecer la labor en materia de seguridad, la acción de la delincuencia se extiende a diversos sectores de la población en el territorio del Municipio de Cali y en el departamento del Valle. Y de ahí la necesidad de que las autoridades del ramo rindan cuentas a los ciudadanos de su gestión en tanto que su obligación constitucional y legal es proteger la vida, honra y bienes de los ciudadanos frente al accionar de la delincuencia que opera libremente a pesar de las grandes inversiones de recursos públicos, en dotación de infraestructura, aumento del pie de fuerza, cámaras de vigilancia y detección facial y de las permanente reuniones de los consejos de seguridad adonde se llevan las estadísticas sobre el aumento o disminución de los homicidios y de otros delitos, sin que se avoque el problema de la inseguridad de manera integral en sus causas reales y se implemente una metodología encaminada a erradicarlas y remover los obstáculos que impiden el desarrollo de una labor eficaz y eficiente de control, vigilancia y disminución real del delito en procura de garantizar la seguridad de los caleños y vallecaucanos.

Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial