Carretera San Marcos-Loboguerrero v/s. Ferrocarril

Por Nicolas Ramos Gómez el Vie, 30/07/2021 - 9:56pm
Edicion
536

Nicolás Ramos G

Ingeniero Civil , ex gerente de Emcali y ex Presidente de la SMP


dfd
Esta vía no ha logrado la licencia ambiental y ello seguramente debido a la fuerte pendiente de la ladera entre Loboguerrero y Pavas

Considero en el largo plazo el ferrocarril es, para la zona industrial de Yumbo, más importante por economía en los costos de importar y exportar que la carretera San Marcos – Loboguerrero, además si se tiene en cuenta el agotamiento de las reservas de petróleo en Colombia en 10/15 años. En otras palabras, seguimos invirtiendo en lo que no tiene futuro. 

Esta vía no ha logrado la licencia ambiental y ello seguramente debido a la fuerte pendiente de la ladera entre Loboguerrero y Pavas que hace su construcción ambientalmente muy problemática y ocasionaría grandes deslizamientos sobre la actual vía Dagua – Loboguerrero.

Con nuestra mentalidad corto placista no miramos los problemas que el calentamiento global, el agotamiento de los recursos naturales renovables o no y una población creciente le vienen ocasionando al Planeta Tierra y ante los cuales el país no es indemne.

Colombia es rica en biodiversidad, pero compleja por las cordilleras que la atraviesan de sur a norte que dificultan toda clase de desarrollos, pero a la vez le aportan su riqueza hídrica. El país necesita con urgencia suprema una Planeación Nacional que estudie y planifique para lo que se avecina, que no es nada fácil, lo reiteramos ante el calentamiento global, el agotamiento de los recursos y el desborde poblacional.

dfb
No olvidemos que los países con ingresos hasta 18 veces el nuestro andan en trenes de hasta 450 K/hora

El esfuerzo por construir la vía San Marcos-Loboguerrero, bien se puede usar en habilitar el ferrocarril a Buenaventura, que se abandonó por la indolencia del Estado en defender su operación de los vándalos cerca del puerto y el cual se debe usar. Fue reconstruido y sus rieles soportados sobre traviesas de concreto que no es necesario estar remplazando. Además, existe la urgencia de habilitar el ferrocarril a Jamundí, Timba y Santander de Quilichao.

No olvidemos que los países con ingresos hasta 18 veces el nuestro andan en trenes de hasta 450 K/hora y nosotros seguimos pensando en el costoso transporte a gasolina, que el mundo está abandonando ante su agotamiento y su alta emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera.  

Los vallecaucanos no podemos seguir como la cigarra, cantando alegremente por tener mucho, pero sin pensar en el futuro que no es nada promisorio ante los efectos catastróficos del calentamiento global e ignorando algo vital para el futuro como es el Plan del Agua 1990, que el próximo verano confirmará la urgencia de acometerlo cuanto antes. Nunca terminaremos de lamentar el habernos dejado emascular con la creación del inoperante Ministerio del Medio Ambiente y las inútiles corporaciones autónomas regionales, como la del Valle con sus bien infantiles “cuentos verdes”.  

Caliescribe edición especial