La hora del MIO

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 31/07/2021 - 11:57am
Edicion
536

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


dfdf
Mientras tanto se desconoce cual podría ser la solución óptima para rescatar dicho medio de transporte de la crisis

Se terminó el tiempo para resolver la crisis económica, financiera y operativa por la que atraviesa el sistema de transporte masivo MIO.

Mientras tanto se desconoce cual podría ser la solución óptima para rescatar dicho medio de transporte de la crisis, que por lo demás no es nueva pero que se agravó con la presencia y expansión de la pandemia del COVID-19.

El hecho real es que el sistema fue mal planeado desde sus inicios a pesar de las advertencias que oportunamente se hicieron a METROCALI por parte de diversos sectores sociales, sin que fueran atendidas debidamente, como ha sucedido con otros proyectos de ciudad elaborados y ejecutados posteriormente con las consecuencias negativas en contra del progreso y de los intereses de los caleños,

En este caso se trata de rescatar el MIO de la crisis que lo tiene ad-portas de una eventual liquidación de la cual resultan perdedores no solo METROCALI y los operadores, sino los usuarios que no disponen de un transporte seguro para trasladarse de un lugar a otro de la ciudad y para llegar a su sitio de trabajo.

Lamentablemente la administración municipal y METROCALI no pareen tener claridad sobre el camino a seguir en este caso, después de que los gobiernos anteriores con METROCALI a la cabeza, consideraban que la única salida era conceder nuevos y mayores subsidios en favor de los operadores, decisión esta que poco o nada sirvió ni siquiera para mitigar la crisis agravada por la pandemia y los sucesos acaecidos recientemente con el vandalismo perpetrado por individuos desclasados y delincuentes que se infiltraron en la protesta social destruyendo estaciones, buses y demás elementos de la infraestructura con la cual opera el transporte masivo.

sdfg
Entretanto no es posible mantener tal situación recurriendo a soluciones aplicadas en el pasado con la utilización de las viejas y destartaladas busetas

A lo anterior se suma la situación de iliquidez de METROCALI que no puede cumplir con las obligaciones y pagos a los operadores, a la cual se suma la incertidumbre que genera el hecho de no saber si podrá continuar cumpliendo con sus obligaciones contractuales frente a las dificultades de todo orden que se presentan en las actuales circunstancias.

Entretanto no es posible mantener tal situación recurriendo a soluciones aplicadas en el pasado con la utilización de las viejas y destartaladas busetas, mientras la administración municipal y METROCALI asumen una posición pasiva y conformista agravándose aun más el problema del transporte para los usuarios de toda la ciudad.

Desde la VEEDURIA que representamos consideramos que una posible solución de este gravísimo problema no puede ser igual a la implementada en Bogotá con el Transmilenio como tampoco la de aumentar los subsidios a los operadores del MIO, al tiempo que el sistema demanda de una reestructuración total antes de continuar prestando sus servicios en general de mala calidad y con claros problemas de calidad para los usuarios. 


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial