Cali una verdadera tragedia humana

Por Redaccion Cali… el Sáb, 14/09/2013 - 1:46pm

*Redacción

Monseñor Jesús Darío Monsalve arzobispo de Cali es uno de los dirigentes dedicados a la búsqueda de la Paz en Cali y por supuesto en Colombia.

Hace una semana fue el encargado de recibir al ciudadano canadiense secuestrado por el ELN, como acompañante escogido por ese grupo guerrillero y en esta semana, el observatorio social que se lidera en Cali bajo la tutela de la iglesia católica, presentó un balance y qué balance. Monseñor Darío de Jesús Monsalve nos atendió en CIUDAD AL AIRE, programa de opinión que se transmite todos los días en Todelar, para proyectar el mejoramiento de una comunidad como la caleña, sumida en muchas de sus comunas, en miseria, pobreza y violencia. 

Ramiro Varela: Cuál es el balance de ese informe que para muchos es muy crudo, pero es la realidad social de nuestras comunas en conflicto en Santiago de Cali.

Estamos ubicados no ante una enfermedad social sencilla, sino ante una verdadera tragedia humana

Darío J. Monsalve: Preocupante, ciertamente todo este auge que ha tomado la violencia en nuestra ciudad a través de la extensión de las llamadas bandas o pandillas y las cifras peligrantes, asesinatos especialmente en la población más joven, la Personería de Cali y otras entidades como los observatorios sociales lleva a pensar que no se puede tratar esto con “pañitos de agua tibia”, sino que se requiere una acción descomunal, estamos ubicados no ante una enfermedad social sencilla, sino ante una verdadera tragedia humana.

Ramiro Varela: La tasa de homicidios por el 79% por cada 100 mil habitantes, es de un nivel tercermundista total, muy preocupante.

Darío J. Monsalve: Hay que estudiar a fondo que está pasando en estas ciudades, sobre todo Cali e incluso que ha dejado de hacerse en relación con Bogotá que tiene una tasa muchísimo mejor en esa materia y que va descendiendo, mirar todas esos factores.

Establecer a partir de la observación metodológica esas secuencias en los comportamientos dentro del tema sociocultural nuestro y buscar los elementos que existen en el seguimiento de esa secuencia y las condicionantes para tratar de identificar en donde están las causas de este comportamiento tan agresivo. Es brutal, porque también se están dando no solamente asesinatos, sino una situación de crueldad, descuartizamiento de personas y cosas que atemorizan y horrorizan; Identificar todas esas conductas concretas y comportamientos sociales que la sustentan lo que hay detrás de esto, no solo lo manifiesto, sino lo latente y emprender una gestión preventiva y curativa frente a este problema que involucre a toda la comunidad. Creo que el pesimismo frente a la violencia es lo que hay que desechar y la tarea entre todos es la que hay que fortalecer y a eso le está apostando la iglesia con todos estos mecanismos que estamos aportando.

Claudio Borrero: Siento mucha emoción por el liderazgo que ejerce nuestro Arzobispo en la ciudad de Cali, y la incursión valerosa no solamente en el terreno espiritual para poder intentar que haya comprensión y aprender a compartir el patio urbano de Cali que ha sido generoso porque las puertas nunca han estado cerradas, de manera que en un territorio ejidal como Cali, amerita una buena convivencia, porqué entre nosotros mismos hacer esta destrucción y eso de no cruzar de una calle a la otra porque se corre el riesgo de ser asesinado.

Darío J. Monsalve: Creo que es importante provocar ésta reinserción en todos los espacios de la ciudad, hemos construido en todas las ciudades con estructuras de violencia, la comisión interurbana de reconciliación CIUR.

Estamos convocando la CIUR de Cali para el 7 de octubre, en donde pensamos recoger un grupo de personas muy especializadas en este campo, para que de verdad nos involucremos no desde un punto de vista especulativo, sino justo y de movilización social desde un punto de vista de un diagnostico sencillo que nos permita identificar cosas precisas y porque Cali no parte de cero.

Hay un trabajo sostenido, no obstante la magnitud de los problemas nos superan

Hay un trabajo sostenido, no obstante la magnitud de los problemas nos superan, pero hay un trabajo de muchas instituciones cercanas a jóvenes y adolescentes, hay trabajo de reinserción y acompañamiento de estas poblaciones; pero el problema va creciendo de una manera geométrica mientras que las soluciones son escasamente aritméticas, eso hace muy difícil el control de un fenómeno que va arrastrando hacia la violencia, delincuencia a mucha gente.

Quisiera con esto decir, que se trata de una acción que involucre mucho la población misma, hogares aún destruidos que son muchos de ellos porque muchos de estos casos de violencia, tienen que ver con la ausencia del padre y el caos en lo que se llama la constelación familiar; pero involucrar la gente de una manera muy precisa, nosotros estamos también en ese proceso, para que con unas tareas de tipo educativo que yo las llamo de iniciación a la convivencia para que la paz se restablezca.

Ramiro Varela: Usted muy acertadamente dice que tenemos que implementar urgente y prioritaria y masivamente programas de prevención que no es otro que educación y empleo. Cómo podemos convocar al sector empresarial y el Gobierno para que esto programas de prevención puedan funcionar…

Darío J. Monsalve: Pone usted el dedo en la llaga, lo he dicho desde siempre, articular la sociedad, la comunidad misma de cuyos senos surgen estos brotes de violencia, ésta degradación hay que vincular directamente la empresa privada y la acción oficial, como  hay que vincular los centro de penalización, las cárceles porque continúan siendo lugares protegidos para la acción delictiva.

Ciertamente habría que crear un fondo para la paz urbana, con todas las garantías

Es una labor que requiere no solo decisión sino articulación y estrategias muy específicas, invito a los empresarios a que se vinculen a la comisión interurbana de reconciliación CIUR y que en Cali esa comisión tenga una gran fortaleza, varios empresarios me han dicho, queremos apostarle a esa causa,  a un trabajo desde la sociedad, desde la iglesia. Ciertamente habría que crear un fondo para la paz urbana, con todas las garantías e incluso con la más clara que es auditoría para que el Estado también permita que algunos de esos dineros que están quietos que no se mueven porque son ilegales, pudiera entregarse a favor de aquellos mismos a quienes para obtener ese dinero los pervirtieron, sobre todo a los adolescentes y jóvenes se vinculan para la extorsión, narcotráfico, tráfico de armas, delito, reducción de bienes robados; entonces creo que dineros bien aportados por la empresa, pero también digamos la rehabilitación de ese capital que está ahí guardado y esperando que algún día sea declarado extinción de dominio, entonces hay que crear espacios, espacios legales para que las personas desmonten sus estructuras y su capital – financiación.

Claudio Borrero: Ya Cali ha vivido en extracto con referencia a unas extinciones de dominio de mansiones inclusive algunas eran réplicas del Club Colombia y en lugar de utilizarlo para beneficio social lo que hicieron fue echarle porra, en horabuena que el observatorio de realidades de la arquidiócesis de Cali lo presenta a la ciudad para que todos lo colaboremos.

Ramiro Varela: Siguen avanzando los diálogos en la Habana y uno encuentra que el Fiscal Gral. de la Nación que existe la posibilidad que los guerrilleros no sean sancionados, sin embargo la Corte Constitucional en la sentencia para el marco jurídico para la Paz, señaló que debe haber castigo para los guerrilleros que hayan cometido crímenes de lesa humanidad en cumplimiento del estatuto de Roma…

Darío J. Monsalve: Creo que ese tema es muy importante para el momento, sintetizo diciendo que lo más absurdo que le puede ocurrir a Colombia, es que se pongan en choque el sentido de la Justicia y búsqueda de la Paz, la paz no tiene porqué obstruir la justicia y menos la justicia a la paz; en este sentido la justicia es instrumento de la paz y no un obstructor.

Que lo más absurdo que le puede ocurrir a Colombia, es que se pongan en choque el sentido de la Justicia y búsqueda de la Paz

Creo que los acuerdos a los que se lleguen cuando hay un conflicto armado, cuando se le ha dado el reconocimiento de actor armado a un grupo, los acuerdos tiene que ser refrendados por democracia y es allí donde la justicia tiene que someterse a esa refrendación de acuerdos; hablar solo de cárcel hablaba en esto días una de las figuras de derechos humanos del mundo, la canadiense Luisa Albur en una entrevista, es simplista y provocador. Me parece interesante que se conozca ese punto, porque precisamente no tiene porqué ser exactamente la cárcel y las posiciones extremas las que capturen el dialogo sobre la paz, ella dice que si hay un acuerdo exitoso en Cuba, con el apoyo de la Corte, quien podría decir que no es suficientemente bueno. Me parece que aquí se trata de la verdad y justicia, la verdad se establece de los hechos y la justicia las responsabilidades.

La reparación es un campo que hay que concertar y no es estrictamente cárcel

La reparación es un campo que hay que concertar y no es estrictamente cárcel y tiene muchas variables que hay que manejar, considero que no nos ponernos con posiciones dogmáticas, porque estamos en un proceso muy gráfico que es apenas lo que estamos es en apertura de diálogos y lo que hay que hacer es que sea un proceso irreversible y los que quieran que sean reversible busca los lados políticos, electorales, mecanismos de justicia nacional o internacional están absolutamente equivocados tratando de ponerle pasivos a la dinámica que el pueblo ya comenzó y ahí es donde el pueblo tiene que moverse, entender que es la hora de llegar a acuerdos, verdad y justicia y la reparación que más convenga para que no se repitan las cosas y no quede el sabor de la venganza sino la alegría de la reconciliación. 

 

Caliescribe edición especial